Comparte
Jul 24/2019

¡Más girl power en los festivales de música en México, por favor!

Ilustración: IG @driu.paredes / @re_ilustrador

Estamos en 2019. Hace apenas unos meses explotó el #MeToo en México, vemos que en redes sociales la discusión sobre los derechos de las mujeres se hace cada vez más grande y las marchas feministas son más nutridas, pero parece que para la industria de la música las mujeres son mudas.

Mientras que los grandes festivales del país anuncian a sus invitados por todos lados —publicidad en Facebook e Instagram, trending topics en Twitter, playlists en Spotify, la emoción de las fechas y los escenarios—, la voz de las músicas ocupa, en algunos casos, un lugar secundario.

También puede interesarte: Pussypedia: la enciclopedia online sobre salud y sexualidad femenina

Tan sólo en dos de los cuatro festivales más grandes del país, los carteles están compuestos prácticamente por bandas o artistas masculinos.

¿Y las mujeres no cantan o qué pasa?

En Animal MX hicimos un análisis de los lineups de los cuatro festivales más grandes que hay en México y preguntamos a expertas si realmente es tan difícil que el talento femenino encabece los carteles en nuestro país.

Vive Latino y Pa’l Norte, los dos festivales más machines

El Vive Latino y el Pa’l Norte son los dos festivales que tienen 10% o menos de representación de mujeres y en ninguno de los dos eventos hubo artistas o bandas femeninas en los horarios estelares.

De las 84 bandas que se presentaron entre el 16 y 17 de marzo de 2019 en el Vive Latino:

Ilustración: IG @driu.paredes / @re_ilustrador

Ilustración: IG @driu.paredes / @re_ilustrador

Ese fin de semana, ninguna de las artistas mujeres pisó el escenario principal. ¡Ninguna!

Ok, thank you, next!

Ahora analicemos Pa’l Norte, el festival que, el 22 y 23 de marzo de 2019, logró reunir 91 bandas regionales, nacionales e internacionales en el Parque Fundidora de Monterrey.

La sorpresa fue que:

Ilustración: IG @driu.paredes / @re_ilustrador

Ilustración: IG @driu.paredes / @re_ilustrador

Pero, ¿es tan difícil que los proyectos de mujeres lideren los carteles de los festivales? Expertas en la industria de la música son directas: ¡no!

Hay muchos proyectos de mujeres que valen la pena, sólo hay que hacer la chamba.

También te puede interesar: Aristemo y Juliantina: ¿Por qué importa su éxito en tv abierta?

Para Monse Castera, directora de comunicación del Ceremonia, el decir que “no hay proyectos femeninos que peguen” es falso y sólo responde a que no se busca ni se investiga correctamente.

“Me molesta mucho porque siempre hay, sólo no buscaste bien. En nuestra experiencia, si te pones a buscar, si te pones a investigar y le rascas encuentras de gran calidad y de renombre y headliners. No te puedes quedar en el es que no hay porque no es cierto, sí las hay, sólo no buscaste de forma correcta”, dice.

Mientras que Céline Huerta, directora creativa del Carnaval Bahidorá, asegura que es “cuestión de voluntad buscar ese talento femenino y programarlo”.

¿Qué festivales van cerrando la brecha de género?

En el análisis que hicimos también consideramos al Corona Capital 2019 en su edición de la Ciudad de México y al Ceremonia 2019 por su aforo y los artistas internacionales que traen al país.

Con su cartel recién anunciado, encontramos que el 16 y 17 de noviembre, el Corona Capital 2019 traerá a 55 artistas internacionales y este año la cantante estadounidense de 17 años, Billie Eilish, será headliner.

Esta es la primera vez que una mujer solista lidera el cartel de este festival que celebrará su décima edición en noviembre, aunque en años anteriores bandas mixtas o con frontwoman tuvieron un peso importante.

Así está su cartel:

Ilustración: IG @driu.paredes / @re_ilustrador

Ilustración: IG @driu.paredes / @re_ilustrador

Aún no se revela la distribución de los escenarios, sin embargo, en el cartel se ha dado un peso especial a proyectos femeninos.

También analizamos el lineup del Ceremonia 2019, que se realizó en el Foro Pegaso en Toluca el 6 de abril.

El evento, que fue de un solo día, tuvo 31 bandas invitadas:

Ilustración: IG @driu.paredes / @re_ilustrador

Ilustración: IG @driu.paredes / @re_ilustrador

Lo interesante de esta edición es que además de que la headliner fue la cantante española Rosalía fue el único festival que tuvo entre sus invitades a representantes de la comunidad LGBTI+, como la artista drag Pabllo Vittar y el dúo queer sudafricano FAKA.

También te puede interesar: Artemisa 3, la misión que llevará a la primera mujer a la Luna

Además, la banda feminista de punk-rock Pussy Riot también tuvo un peso especial en el cartel y durante su presentación denunciaron las cifras de feminicidios en México y exigieron al gobierno mexicano la legalización del aborto en todo el país.

Aún con esto, sólo hubo un evento en México en que todo el cartel se planeó para tener participación femenina y fue el Grrrl Noise, realizado en marzo en el Auditorio Blackberry de la Ciudad de México,

Las seis propuestas musicales que se presentaron fueron mujeres o proyectos liderados por mujeres.

Otro festival digno de mencionar es NRMAL, cuya edición de este año se realizó el 2 de marzo en el Deportivo Lomas Altas de la Ciudad de México.

¿Por qué es importante hablar de este festival de la escena underground? Por dos cosas:

  1. Moni Saldaña es fundadora y promotora de este festival y es una mujer que busca impulsar el talento femenino en la escena musical.
  2. De 2016 a 2017, el festival pasó de tener 26.5% de representación femenina en su cartel a 47.5%. Casi 50-50 en menos de un año, reveló Somos Ruidosa, una plataforma que comenzó a documentar la participación femenina en las industrias creativas en América Latina.

Además, Lucía Anaya, responsable de la programación musical de los eventos que organiza la promotora Distrito Global, afirma que la inclusión de proyectos de mujeres no debe verse como una “cuota de género”.

Explica que se debe tener un proceso curatorial en el que se tome en cuenta la diversidad en general, desde género hasta etnia, “incluso desde una perspectiva generacional, es decir, nuevos talentos o leyendas que queramos sacar a relucir en nuestros carteles. Todo eso suma, pero no podemos verlo como cumplir una cuota”.

En busca de la voz de las mujeres

Buscar información sobre las mujeres en la industria musical en México se transforma en una arqueología de datos.

Hace unos meses se celebró el primer Encuentro Iberoamericano de Mujeres en la Industria Musical (EIMIM) y, a partir de este evento, las asociaciones involucradas e investigadoras publicarán un análisis.

También te puede interesar: Los espacios iluminados de James Turrel llegan al Museo Jumex

“Todas las que estamos trabajando en la industria musical en Latinoamérica, México y otros lugares nos damos cuenta que somos un montón, pero que esos números no se reflejan en ningún lado”, dice Natalia Pizzuto desde Argentina, quien pertenece a Jengibre Music y fue parte de la organización del EIMIM.

Pizzuto dice que muchas mujeres trabajan en compañías y productoras grandes en áreas de gestión, producción y técnica. “Hay 50-50 con los hombres en la parte profesional, no artística, y todas coincidimos en eso”, explica.

Para llevar más allá las percepciones personales de las mujeres en la industria, este año planean publicar un informe con la experiencia mexicana que arrojará datos estadísticos puntuales.

Una de las formas que Ceremonia encontró para disminuir año con año la brecha de género fue que como parte de las políticas de cada evento se conciban carteles con más participación femenina y de la comunidad LGBTI+.

Castera dice que en los últimos años, muchas mujeres en la industria de la música han presionado para que los lineups dejen de estar dominados por hombres.

También te puede interesar: Alex Morgan llevará el futbol femenil más allá de las canchas

Pero aún es un trabajo lejano a terminar. Lucía Anaya, de Distrito Global, afirma que aunque la inclusión de proyectos femeninos en festivales se ha vuelto un tema relevante en los últimos años, aún necesitamos que “se torne como algo natural y que los promotores y programadores se metan más a fondo en lo que está pasando con la escena”.

Si hiciéramos un ejercicio y pensáramos en los festivales de música como una fotografía del momento histórico y político que vivimos, ¿qué diría de nosotres?