Comparte
Jul 23/2019

10 datos curiosos sobre la primera misión al polo sur de la Luna

Foto: Agencia India de Investigación Espacial, ISRO

Sin hacer mucho escándalo, India da pasos agigantados en la carrera espacial. Apenas ayer lanzó su segunda misión a la Luna, Chandrayaan-2, que intentará colocar una sonda robótica en el polo sur del satélite natural de la Tierra.

Este es el proyecto más ambicioso de la Agencia India de Investigación Espacial. Además, es muestra del renovado interés internacional por la exploración de la Luna.

Pero, ¿cuál es el objetivo de la misión? ¿en qué se diferencia de otras? y ¿qué significa para la carrera espacial? Estos son 10 datos curiosos sobre esta misión.

La primera misión en el polo sur de la Luna

Esta es la primera misión en la historia humana que intenta posar una sonda en el polo sur de la Luna. Si tiene éxito, será la segunda en aterrizar en “lado oscuro” de la Luna. La primera fue la nave china Chang’e 4 en enero de este año.

Si la misión tiene éxito y la sonda logra alunizar, India se convertirá en el cuarto país que logra colocar un aparato en suelo lunar, después de Estados Unidos, Rusia y China.

Échale un ojo: Artemisa 3, la misión que llevará a la *primera mujer a la Luna

Una misión muy importante

El objetivo principal de la misión Chandrayaan-2 es identificar los componentes de la superficie en esta zona de la Luna, determinar si hay presencia de agua y en qué cantidad.

La misión también estudiará la topografía lunar, la mineralogía, la abundancia elemental, la exosfera lunar.

luna-india-polo-sur-agencia-india-investigación-espacial

(Giphy)

Ubicación, ubicación

El destino de la misión es una llanura situada entre Manzinus C y Simpelius N, dos cráteres cerca del polo sur de la Luna.

Es un sitio crucial para los futuros planes de colonización del satélite y la exploración del sistema solar, debido a la posible presencia de agua, según señala la revista Science.

Un lanzamiento largamente esperado

Chandrayaan-2 tenía que ser lanzada el 15 de julio, pero los responsables anularon el lanzamiento sólo 56 minutos y 24 segundos antes del despegue, debido a un “problema técnico”.

Según la prensa local, se trató de una fuga de helio, uno de los gases utilizados como combustible.

Una misión barata (de millones de dólares)

El gobierno indio destinó 140 millones de dólares (unos 2 mil 667 millones de pesos) en Chandrayaan-2 para un viaje de 384 mil 400 kilómetros hasta la Luna.

Pese a ello, es una suma muy inferior a las de otras grandes agencias espaciales para misiones de este tipo.

Las mujeres están al mando

La misión Chandrayaan-2 está bajo la administración de dos mujeres.

La doctora Muthaya Vanitha estuvo supervisando el proyecto hasta el lanzamiento. Ahora le ha entregado las riendas a la directora de la misión, Ritu Karidhal.

Toda la misión es autónoma y está controlada desde la Tierra bajo la supervisión de Karidhal.

Un parque espacial

La Agencia India de Investigación Espacial incluso inauguró un parque temático para que el público pudiera observar en primera fila el lanzamiento del Chandrayaan-2.

En el parque también hay un “jardín de los cohetes” para que el público conozca frente a frente esta tecnología, y un museo sobre el espacio.

India sorprende al mundo

La Agencia India de Investigación Espacial ha sorprendido en los últimos años al lograr costos operacionales muy inferiores a los de otros países, así como por su rápido progreso. 

La agencia espacial india planea utilizar esta experiencia para misiones más desafiantes en el futuro, como aterrizar en un asteroide o en Marte, o enviar una nave espacial a Venus.

El ISRO prevé enviar para 2022 un equipo de tres astronautas al espacio, en lo que sería su primer vuelo tripulado. Sus científicos trabajan también en crear su propia estación espacial, esperada para la próxima década.

Un viaje con muchas vueltas

Está previsto que el viaje de Chandrayaan-2 (hindi para vehículo lunar) hasta la Luna dure dos meses. La nave orbitará varias veces alrededor de la Tierra. En la última, se encenderán los propulsores para salir hacia el satélite.

Tras completar los más de 380 mil kilómetros entre la Tierra y la Luna, la nave será atraída por la gravedad lunar y quedará anclada a su órbita. Se irá acercando hasta llegar a una altura de 100 kilómetros sobre la superficie del satélite.

Una vez en la órbita lunar, se desprenderá de la nave la sonda Vikram, llamada así en honor de Vikram A. Sarabhai, padre del programa espacial de la India.

Esta sonda será la encargada de llevar a cabo un alunizaje seguro cerca del polo sur del satélite.

Un sabio explorador

Tras el alunizaje, previsto para el 6 de septiembre, saldrá de las entrañas del Vikram un pequeño rover nombrado Pragyan, “sabiduría” en sánscrito.

Pragyan pesa unos 27 kilogramos y puede recorrer tan sólo 500 metros a una velocidad de 1 centímetro por segundo, impulsado por energía solar.

Además, sólo puede comunicarse con Chandrayaan-2 para reportar los resultados de sus experimentos en el polo sur de la Luna. Este a su vez se comunicará con el centro de control en la Tierra.

Pragyaan deberá cumplir su tarea durante un día lunar, equivalente a catorce días en la Tierra. Una vez terminado ese periodo, no recibirá luz solar y no se prevé que pueda permanecer encendido.