Comparte
Ago 06/2019

Comediantes y depresión: ¿el humor como escape?

Foto: Amazon

¿Las personas que nos hacen reír siempre son felices? No. Muchos comediantes tienen depresión, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿cómo, si están deprimidos, pueden hacer reír a otros?

Hace casi cinco años, la muerte repentina del actor y comediante Robin Williams sorprendió al mundo. Las películas entrañables que dejó (Patch Adams, por ejemplo) y las risas que contagió hicieron que su suicidio pareciera extraño a muches.

Lo que pocos sabíamos es que padecía de depresión, además de que luchó contra las adicciones y vivía con trastorno bipolar y poco antes de su muerte fue diagnosticado con demencia.

Échale ojo a: Laina Morris se despide de YouTube: la joven del meme de la “novia psicópata” dice que cayó en una “depresión profunda”

A eso se sumó la sensación de que su carrera estaba en descenso. “No puedo. No sé cómo ser gracioso”, le dijo Robin Williams llorando a Cheri Minns, su maquillista y amiga, según cuenta el periodista Dave Itzkoff en el libro biográfico Robin.

La sacudida por su muerte nos hizo poner el foco en la relación entre la comedia y la depresión.

robin williams aniversario muerte depresion comedia

Imagen: Amazon

¿Es necesario luchar contra una enfermedad mental para hacer reír?

Aunque no hay ningún estudio que establezca una relación clara entre los comediantes y las enfermedades mentales no podemos ignorar algunos casos.

Jim Carrey, Robin Williams, Ellen DeGeneres, Ben Stiller, Sarah Silverman, Stephen Fry, Spike Jones, Woody Allen, Hannah Gadsby y Rachel Bloom, son sólo algunos comediantes que han tenido depresión.

En 2014, la Universidad de Oxford realizó una investigación que muestra que los comediantes tienen rasgos en común con personas que tienen esquizofrenia o depresión maníaca, y que esto podría ser lo que los hace divertidos.

“Los elementos creativos necesarios para producir humor son sorprendentemente similares a los que caracterizan el estilo cognitivo de las personas con psicosis, tanto esquizofrenia como trastorno bipolar“, dijo a BBC el autor del estudio, Gordon Claridge.

Échale ojo a: ¿Dónde encontrar terapias buenas a precios accesibles?

La investigación también arrojó que los comediantes eran menos capaces de sentir placer social y físico y tenían una visión general más oscura de la humanidad.

En el estudio participaron 523 comediantes de Reino Unido, Estados Unidos y Australia.

“El humor requiere la capacidad de pensar fuera de la caja o ver conexiones inusuales que otros no ven”, dijo Victoria Ando, especialista ​​del Departamento de Psicología Experimental de Oxford a The Guardian.

“Esta forma de pensar divergente refleja muchos de los procesos y patrones de pensamiento vistos en la psicosis. Pero mientras que en los pacientes psicóticos estos rasgos son demasiado patológicos para permitir la creatividad, en un individuo sano pueden contribuir a la inspiración”.

El humor como escape

Mark Twain decía que “la fuente secreta del humor no es la alegría sino la tristeza”.

Un enfoque llamado psicología positiva considera que el humor es una fortaleza que ayuda a las personas a establecer conexiones con el entorno.

Pero antes, algunos psicólogos pensaban que el sentido del humor era empleado como mecanismo de defensa para ocultar los verdaderos sentimientos.

Y el standupero estadounidense Jaime Kilstein lo confirma:

“La buena comedia proviene de las dificultades. Es muy raro que conozcas a alguien divertido cuya historia de fondo sean hazañas atléticas calificadas y conexiones de red de alto nivel. Mi comedia vino como un mecanismo de defensa. Si algo era abrumador, normalmente me congelaba hasta que alguien bromeaba, y luego era como si se hubiera liberado toda la tensión”, cuenta Kilstein, quien también padeció depresión.

View this post on Instagram

Very excited to start doing standup again.

A post shared by Jamie Kilstein (@thejamiekilstein) on

¿La depresión y la comedia van de la mano?

El psicólogo Peter McGraw, autor del libro The Humor Code: A Global Search for What Makes Things Funny, es escéptico.

En una entrevista detalló que lo que sabemos de la relación entre la comedia y la depresión es inexacto y equívoco.

“Primero, no está claro que [la depresión] sea un efecto de comedia”, dice. “Por ejemplo, la mortalidad de los comediantes no es diferente a la de otros artistas o personas. El otro problema es que ninguna de las investigaciones ha analizado la relación de la comedia con la gama completa de enfermedades mentales”.

Y esto tiene sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que la depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo. Según las últimas estimaciones de la OMS, más de 300 millones de personas viven ahora con depresión, un aumento de más de 18% entre 2005 y 2015.

Esto significa que cada vez más personas (comediantes o no) tienen depresión. A diferencia del pasado, algunos comediantes se han abierto a hablar de su salud mental en la actualidad, donde las enfermedades mentales están menos estigmatizadas.

Jaime Kilstein lo dijo así: “Estamos deprimidos, todos nosotros: cómicos, atletas, directores ejecutivos, personas ricas y pobres. Lo que importa es cómo lo manejamos”.

¿Dónde pedir ayuda en CDMX?

Si sientes que tú o alguien cercano a ti tiene depresión, puedes pedir ayuda a:

  • SAPTEL, un servicio telefónico gratuito de salud mental y medicina a distancia. Teléfono: (55) 5252-8121.
  • El Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México. Teléfono: 5658-1111.
  • La Facultad de Psicología de la UNAM cuenta con una línea de atención de lunes a viernes de 08:00 a 18:00. Teléfono: 5622-2288.