Comparte
Sep 17/2019

Filarmónica del Cecam: la sorpresa oaxaqueña en la celebración del Zócalo

Foto: Captura de pantalla Canal Once

Santa María Tlahuitoltepec es un pueblo al este de la ciudad de Oaxaca. Para llegar hay que adentrarse en la sierra fría y recorrer 113 kilómetros en dos horas y media. 

Esta comunidad de poco más de 9 mil habitantes, en su mayoría indígenas mixes, es epicentro de una tradición musical enorme, una en que los niños primero aprenden a tocar un instrumento que a leer. 

Checa: Ellas son las mujeres piloto que rompieron esquemas en el desfile militar

En Tlahuitoltepec, niños y jóvenes oaxaqueños amantes de la música pueden aprender, estudiar y ensayar sones, jarabes, himnos y otros ritmos tradicionales del estado porque existe una institución que lo impulsa desde hace más de 40 años: el Centro de Educación Musical y Desarrollo de la Cultura Indígena, mejor conocido como Cecam. 

Las y los jóvenes del Cecam fueron los encargados de sorprender al país entero cuando –tras los 20 “¡vivas!” que lanzó el presidente López Obrador en el balcón de Palacio Nacional la noche del 15 de septiembre– interpretaron el “Himno a Contoy”, la “Canción Mixteca”, los “Sones y Jarabes Mixes”, y las tradicionales “Marcha de Zacatecas” y “Huapango de Moncayo”.

“En Oaxaca la música es muy importante. Es parte de nuestra vida, no podemos concebirnos sin música”, explica Leticia Gallardo, quien estudió en Cecam desde que tenía 8 años de edad y hoy es directora de la banda femenil regional Mujeres del Viento Florido

Y sí, Oaxaca es fiesta. En Oaxaca se toca música en los nacimientos, las fiestas patronales y hasta en las despedidas; “nuestros abuelos nos dejaron esto”, dice Leticia desde Tlahuitoltepec. 

El origen del Cecam

En noviembre de 1977, las autoridades de la región mixe, en su mayoría pueblos que se rigen por su propio sistema de usos y costumbres, decidieron abrir una escuela de música que llamaron Centro de Capacitación Musical Mixe (de ahí el nombre por el que actualmente es conocido: Cecam).

Te puede interesar: Cuatro nuevas voces de la música mexicana para conocer en las fiestas patrias

Leticia Gallardo explica que uno de los objetivos principales de Cecam es formar músicos que, además de crecer y ser intérpretes en cualquier lugar del país o del mundo, vuelvan a la comunidad a formar una banda, seguir estudiando y transmitir a los demás estudiantes -en su mayoría de origen indígena- los valores de la comunidad. 

Estudiar en Cecam

Desde 1999, el sistema educativo musical del Cecam se sistematizó y, desde entonces, se puede estudiar para técnico, bachillerato e iniciación musical. 

Leticia cuenta que estudiar en el Cecam es hermoso y pesado, al mismo tiempo. 

“Lo más bonito es que conoces a mucha gente de otras comunidades. En el Cecam convergen muchas etnias -costeños, istmeños, zapotecos, chinantecas…-, muchas lenguas. Es algo muy formativo porque al mismo tiempo que estudias música conoces a compañeros de otras regiones que, a la larga, se transforman en amistades y colegas”, comparte.

Aunque ya no estudia en Cecam, Leticia tiene compañeros con quienes trabaja bajo la idea de formar músicos y fortalecer la música tradicional de Oaxaca. 

Échale ojo a: Artista, activista, maestro: momentos memorables de Francisco Toledo

¿Lo pesado? La disciplina. Hay que levantarse muy temprano, ensayar todo el día, todos los días, a veces terminar muy tarde. “Hay que tener disposición, sobre todo si te gusta la música; si te cuesta, no duras”, dice Leticia.

El oficio de la música

Además de enseñar a jóvenes, el Cecam imparte cursos intensivos para músicos y directores de bandas filarmónicas y se da un especial impulso a alumnos de comunidades indígenas del estado.

También hay cursos de inducción (los estudiantes aprenden solfeo, entonación, guitarra, historia y las bases de ejecución de instrumentos), y cursos de entonadores para niñas y niños de entre 8 y 12 años.

Cecam, fundamental para las mujeres músicas de Oaxaca

Leticia Gallardo -que primero aprendió percusiones y luego clarinete- está convencida de que Cecam abrió las puertas para que las mujeres pudieran estudiar y dedicarse a la música en Oaxaca. 

En 2009, Leticia y algunas compañeras decidieron formar una banda de mujeres y el próximo domingo 22 de septiembre presentarán su primer disco en Santa María Tlahuitoltepec. “Este ha sido el esfuerzo de muchas compañeras y mucha gente que nos abrió las puertas en su momento, como el Cecam”.

Escucha a estas mujeres. ¡Ojo a la chica del saxofón!

*Sones y jarabes mixes

*Bajo el cielo mixe

*Fandango mixe

*Viuda alegre