Comparte
Sep 03/2019

Los estados que intentaron separarse de México... y no lo lograron

Foto: Unsplash

Aunque muchas personas se sienten orgullosas de pertenecer a este país, ya sea por la comida, el clima o las riquezas culturales y naturales, hay otros que de plano quisieran pertenecer a otro país o, mejor aún, fundar uno propio.

estados que trataron de independizarse

Así como lo lees, no sólo los catalanes han tratado de separarse de España. También hay algunos estados que intentaron, sin mucho éxito, separarse de México.

Pero ¿por qué surgen movimientos independentistas en países que ya son independientes?

Al menos en el caso de México y Centroamérica es porque “dichos países no están consolidados, no son naciones aún“, dijo el historiador mexicano e investigador de la UNAM, Alfredo Ávila, en entrevista con Animal MX.

Los intentos formales de algunos estados de la República Mexicana por separarse del país se dieron después del inicio de la Independencia, pero poco después de su consumación, ocurrida el 27 de septiembre de 1821.

“México no era todavía una nación consolidada de modo que cualquier territorio podía (por distintos motivos) asumirse como una nación independiente”, señaló Ávila.

Te puede interesar: Adiós, Sor Juana: La historia de las mujeres en los billetes mexicanos

¿Cuáles fueron esos estados que no querían ser parte de este país?

estados que trataron de independizarse

La República de Río Grande, un país que duró 10 meses

De enero a noviembre de 1840, existió un país llamado República de Río Grande, y estaba conformado por territorios del sur de Texas, Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila.

La República del Río Grande nació por el rechazo de las políticas centralistas de un México, gobernado (y no) por Antonio López de Santa Anna.

Antonio Canales, un abogado nacido en Nuevo León, fue quien lideró el movimiento y tras la proclamación de independencia de esa región declaró a Laredo, Texas, la capital de la República de Río Grande.

Pero luego, Canales y sus hombres fueron derrotados en Coahuila, así que se rindieron y la República de Río Grande cayó el 6 de noviembre de 1840.

En Laredo, Texas, todavía existe la casa desde la que el presidente de esa República gobernó y actualmente es el Museo de la República de Río Grande.

Zacatecas

En 1835, también durante el gobierno de Santa Anna, Zacatecas se rebeló contra el centralismo. El gobernador del estado en aquel entonces, Francisco García Salinas, se levantó en armas para proclamar a Zacatecas como territorio independiente.

Pero Santa Anna se enteró y se trasladó a Zacatecas para enfrentarse a este movimiento, así que García Salinas fue derrotado y, como castigo, Santa Anna le quitó a Zacatecas el territorio que ahora pertenece a Aguascalientes (y éste último fue declarado formalmente estado libre y soberano ese año).

Yucatán, Campeche y Quintana Roo

De acuerdo con el especialista Alfredo Ávila, Yucatán tuvo varios intentos de independencia, el más destacado, en 1847, y no funcionó.

Uno de los primeros intentos, también fue contra las políticas centralistas de Santa Anna y fue en 1836. El segundo intento fue, efectivamente, entre los años 1841 y 1847, cuando había una especie de guerra civil en Yucatán, conocida como Guerra de Castas.

En este momento histórico, en la Península de Yucatán peleaban blancos y mestizos contra indígenas. Los mayas se sublevaron e inició la guerra.

Pero finalmente, ambos grupos llegaron a un acuerdo, y en 1848 se dio la reincorporación definitiva de la Península de Yucatán a la República Mexicana.

¿México del norte?

Así como lo lees, algunos norteños ya no querían ser parte de México ¡y ocurrió en 2017!

Aunque este no fue un intento nada formal, en 2017 casi 50 mil personas se unieron a un grupo de Facebook llamado República del México del Norte, cuya iniciativa era buscar la independencia de la región norte de México, que incluía estados como Baja California Sur, Tamaulipas, Chihuahua, Coahuila, Sinaloa, Durango y Nuevo León.

Esta página cobró popularidad a raíz del referéndum de independencia de Cataluña, que se llevó a cabo en octubre de 2017.

Los argumentos por los que esos estados querían independizarse eran que el norte del país era una región industrial, por lo que, supuestamente, su aportación económica al país era mayor que la de los estados del centro y sur.

La página desapareció, y obviamente sus intenciones (serias o no) de independizarse no se concretaron, pero ya hasta tenían bandera e himno.

¿Un movimiento independentista funcionaría en el México actual?

Pensando en Cataluña y en el Brexit, nos preguntamos, ¿qué pasaría si alguna entidad de México quisiera independizarse?

“Todo puede pasar, supongo. Dependería de las condiciones y del convencimiento del discurso independentista, es decir, buscar razones históricas.

“Por ejemplo, que México incorporó a Jalisco por la fuerza (lo cual es cierto) o cosas como esa. Lo que sí es verdad, es que hoy sería extremadamente difícil. El discurso nacionalista mexicano tuvo mucho éxito, en especial gracias a la educación pública del siglo XX. Así que ahora sería sumamente difícil”, explicó el historiador Alfredo Ávila.

¿Entonces por qué Cataluña sí?

“En España, por ejemplo, el discurso nacionalista español se identifica con la extrema derecha y el franquismo, de modo que es fácil que surjan nacionalismos como el catalán o el vasco”, expuso Ávila.

Lo que hay que destacar aquí es que México, a pesar de sus diferencias, es un país rico en cultura y recursos humanos y naturales.