Comparte
Oct 21/2019

Acrobacias y patinaje en hielo en un mismo lugar: 4 gloriosos momentos del Cirque du Soleil Crystal

Quién diría que un pequeño grupo de acróbatas, malabaristas, tragafuegos y músicos originarios de un pueblito cerca de Quebec, Canadá, evolucionaría para convertirse en el gigante Cirque du Soleil.

Después de casi 30 años de existir, evolucionar y conservar el estandarte de ser un circo 100% libre de animales, por primera vez este monstruo circense presenta un espectáculo que lleva las acrobacias ¡al hielo!

Si todo el espectáculo de acrobacia y malabares ya es muy impresionante en sí mismo, el factor hielo le añade un nivel de complejidad y emoción que mantiene al borde del asiento casi todo el tiempo. 

En este show, Cirque du Soleil cuenta la historia de Crystal, una chica que se siente ajena al mundo y en un intento por adaptarse comienza a imaginar otros mundos cuando cae a un lago. 

Con gin en mano -gracias a Bombay Sapphire-, lo vimos, lo disfrutamos y por eso te compartimos datos relevantes para que lo vivas más bonito. 

¡Disfruta y dale play a todos los videos!

Patinadores y acróbatas: unos aprendieron a patinar, otros a hacer acrobacias y malabares

El equipo que participa en Crystal está conformado por patinadores artísticos, de freestyle, acróbatas y malabaristas. 

Lo más impresionante para que este show se hiciera realidad fue que los patinadores aprendieran algunos malabares y los malabaristas ¡a patinar en hielo!

El encargado de hacer las coreografías en hielo fue Ben Agosto, un expatinador olímpico que participó en Turín 2006 y Vancouver 2010, y el papel de Crystal lo hacen las patinadoras artísticas Nobahar Dadui y Madeline Stammen. 

Ella es Nobahar:

Y ella es Madeline:

“Chandelier” de Sia + acrobacia en trapecio = ¡intensidad pura!

Uno de los momentos más increíbles del show -que dura aproximadamente 2 horas, con intermedio- es cuando Crystal se sube a un trapecio -con todo y patines- y ahí, al ritmo de “Chandelier” de Sia, se mece, da vueltas, extiende sus brazos y parece que vuela.

Este número lo hace la trapecista canadiense Danica Gagnon-Plamondon. Mira:

Equilibrio sobre una torre de sillas ¡en el hielo! 

Este número que mantiene a todes con el alma en un hilo está a cargo de un joven equilibrista de Mongolia llamado Ochir Lkhagva, quien empezó a practicar este tipo de hazañas desde que tenía 8 años. 

¡Qué combinación de fuerza y concentración!

Chequen nomás:

¡Latinoamérica presente!

El único latinoamericano en Crystal es el malabarista chileno Jorge Petit, quien tuvo que aprender a patinar en hielo y, además, hacer malabares al mismo tiempo.

Aquí explica lo difícil que fue: