Comparte
Ene 31/2020

La tamaliza del 2 de febrero: ¿cuáles son los mejores tamales de México?

Foto: Dennis Schrader para Unsplash

Ya morimos por que sea 2 de febrero para comer tamales, la verdad. México es tan rico en su cocina que -según nuestro hermanito Animal Gourmet- tiene más de 370 variedades de tamales, con uno o más representantes por estado. 

¿Cuáles son los más ricos?, ¿cuáles te gustan más?, ¿cuáles deberíamos aprender a preparar sí o sí?

Aquí hacemos un recorrido pequeño (el amplio lo pueden ver en Animal Gourmet) por el paraíso mexa de los tamales.

Te interesa: ¿Por qué diablos enero se nos hizo tan largo? La ciencia lo explica 🙂

Norteños

¡Hoooola tamalitos rellenos de queso asadero, machaca o carne deshebrada! 

Huasteca

Por aquí se come un tamalote llamado zacahuil. ¡Puede medir hasta 5 metros de largo!

Oaxaca

Esta entidad tiene una variedad impresionante de tamales. Los que más conocemos: “haaaaay tamaleeeees oaxaqueñoooos, tamaleeees calientitooooos”. 

Estas delicias que también podemos encontrar en las calles de la CDMX van envueltas en hoja de plátano y aromatizadas con hoja santa o acuyo. 

Michoacán

Este estado también tiene muchísimos tamalitos. Quizá los más populares son los uchepos -cocinados con elote tierno- y las corundas, esos triangulitos envueltos en hoja de plátano.

Sureste

¡Suertudos los que vivan en esta región de México! Aquí también son tamaleros por excelencia. Obvio no pueden faltar los tamales rellenos de cochinita pibil.

Centro de México

Si no has probado los tamales muertos -de masa azul y rellenos de mole, rajas o carnita de cerdo- no has vivido.

Del Golfo

El tamal ranchero de Veracruz debería ser patrimonio de la humanidad. La masa se aromatiza con hoja santa y se rellena con cerdo o pollo y chile morita. ¡Ñam!

CDMX

Aquí tenemos las guajolotas. No necesitamos decir más.

Del Pacífico

Varios estados tienen un tamalito con una masa de maíz que se nixtamaliza no con cal, sino ¡con ceniza!

¡Vota por tu favorito!

¿Por qué comemos tamales el 2 de febrero?

La comilona de tamales que hacemos el Día de la Candelaria –cada 2 de febrero en casa de la abuelita, en la oficina, donde sea– tiene que ver con la cuarentena de María, la virgen, después del parto, una antigua tradición judía que se juntó con elementos mexicanos. 

Mira: Escápate de fin de semana a estos 5 lugares cerca de Guadalajara

En el Levítico, uno de los libros del Antiguo Testamento y de la Torá judía, se señala que toda mujer judía que de a luz a un hijo varón debe ir a purificarse al templo cuarenta días después del parto y presentar a su hijo.

Antes de continuar, checa estas recomendaciones: Las regiones de México y sus tamalitos

Ahora bien, ¿en qué momento se convirtió en tamaliza?

Antes de la llegada de los españoles a México, los mexicas tenían su propia celebración de año nuevo, que en el calendario gregoriano coincidía con los primeros días de febrero.

La primera veintena (o mes del calendario mexica), se llama Atlcahualo, que significa algo así como “se dejan las aguas”, y se rendía culto a los tlalolques, seres que ayudaban a Tláloc -dios de la lluvia- a repartir la lluvia por la tierra.

“Oye, Animal Mx, ya estás yéndote por las ramas, ¿Levítico? ¿Tláloc?”.

¡Ya vamos! ¡Ya vamos! Resulta que en tooodos los calendarios mesoamericanos se rendía culto a las deidades que favorecían la agricultura y ¿qué es lo primero que necesitas al cultivar? Ajá, lluvia para que las semillas tengan humedad y puedan germinar.

En este entendido, debemos decir lo siguiente: el tamal era El Platillo que se ofrecía a las deidades para agradecer los alimentos.

Échale ojo a: ¿Sin plan para este puente? Date una vuelta por estos 5 lugares del Edomex

Y bueeeno, febrero (del calendario gregoriano o Atlcahualo, del calendario mexica) era el mes para iniciar peticiones de lluvias y rendir culto a las semillas que se sembrarían.

Al saber eso, los españoles que evangelizaron México, por allá del siglo XVI, aprovecharon estas celebraciones para ganar la fe de los mexicas y, como muuuuchas tradiciones actuales, del sincretismo nació la tamaliza del 2 de febrero.

Entonces, recapitulando, la antigua tradición judeo-cristiana de llevar a los hijos varones al templo a los 40 días de nacidos, y las celebraciones mexicas de pedir por lluvia y venerar a las semillas, dan como resultado que comamos tamalitos en México cada 2 febrero, cuando se celebra a la Virgen de la Candelaria.

La verdad es que hay poquísimos datos de la época virrenal en México sobre esta celebración, aunque se han encontrado permiso solicitados al cabildo de Ciudad de México para realizar festejos en el barrio de La Calendaria.

Así que ahora ya sabes cómo es que de una antiquísima tradición judía, terminamos comiendo tamales “de verde” deliciosos en México.