Comparte
Abr 06/2020

¿En serio detuvieron al supuesto creador del coronavirus? No. ¿Y entonces, a quién arrestaron?

En Facebook, Twitter y Whatsapp se comparte un fragmento de un noticiero en inglés que informa sobre la detención de Charles Lieber, científico señalado como “el creador del coronavirus”.

¡Ojo! Aunque la detención de Lieber es real, este hecho tiene nada que ver con el Covid-19.

¡Ah! Y algo superimportante: la evidencia científica apunta que el virus no fue creado de manera intencional, es decir, en laboratorios.  

Existen muchas teorías conspirativas -compartidas en diferentes idiomas- que relacionan la detención del científico Charles Lieber con la creación, venta o “distribución” del SARS-COV-2, que causa la enfermedad conocida como Covid-19.

Te interesa: La Secretaría de Salud no pondrá pulseras a quienes salgan de casa durante la cuarentena

Incluso, algunos de nuestros lectores nos preguntaron directamente si “habían detenido al creador del coronavirus y ahora estaba libre”. 

Pero pese a la confusión que estas declaraciones e insinuaciones generaron, lo cierto es que no hay relación entre Charles Lieber y el coronavirus. 

Vamos por partes.

El video sobre la detención de Lieber es real, pero no se relaciona con el COVID-19

¡Ah caray! ¿Entonces?

En el fragmento de noticiero se observa a un hombre del Departamento de Justicia de EU informar sobre la detención de Lieber y sostener que el científico fue arrestado y acusado de ocultar lazos con China.

Esto sí pasó.

El fragmento del video que circula en internet fue difundido el 28 de enero de 2020 por el canal 5 de Boston de la cadena de noticias ABC.

Checa: No te emociones, el gobierno de México no ofrecerá dinerito por quedarte en casa

El investigador de la Universidad de Harvard, Charles Lieber, fue detenido ese día acusado de mentir sobre sus vínculos con el gobierno chino, que financió sus investigaciones en el campo de la nanotecnología.

Los fiscales acusaron a Lieber, entonces director del Departamento de Química y Biología Química de la Universidad de Harvard, de ocultar su participación en la Universidad de Tecnología de Wuhan, China.

 En un comunicado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos dijo el 28 de enero que Lieber fue arrestado y  “acusado por denuncia penal de un cargo de hacer una declaración materialmente falsa, ficticia y fraudulenta”.  

De acuerdo con el Departamento de Justicia, el doctor Lieber recibió más de $15,000,000 en fondos de subvención de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y del Departamento de Defensa (DOD).

Además, sin el conocimiento de la Universidad de Harvard, a partir de 2011 Lieber se convirtió en un “Científico Estratégico” en la Universidad Tecnológica de Wuhan (WUT) en China.

Cuando fue cuestionado sobre este hecho, Lieber mintió sobre su participación en el proyecto Chino. 

Ni el comunicado del Departamento de Justicia de EEUU ni el noticiero de ABC dicen o señalan alguna relación del investigador con el coronavirus. 

Te interesa: En Reino Unido están quemando antenas 5G por temor a que transmitan el coronavirus

No se puede probar que el virus haya sido creado en un laboratorio

Como ya explicamos en otra verificación, no hay pruebas de que el virus haya sido creado de manera intencional, pero los estudios científicos realizados hasta ahora sí pueden sostener que su origen es natural.

De acuerdo con un artículo publicado en “Nature Medicine”, “el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio o un virus manipulado a propósito”.

Kristian Andersen, profesor de la Scripps Research, junto con profesores de la Universidad de Tulane, la Universidad de Sidney, la Universidad de Edimburgo y la Universidad de Columbia, fueron quienes realizaron la investigación.

En la secuencia genética del virus que causa el COVID-19 no se encontraron rastros que demuestren que se usó algún sistema genético disponible para crearlo.

El estudio explica que “si se hubiera realizado la manipulación genética, uno de los varios sistemas de genética inversa disponibles para los betacoronavirus probablemente se habría utilizado”, pero no se encontró muestra de ello. 

En cambio, los investigadores liderados por Kristian Andersen proponen dos posibles escenarios que pueden explicar de manera plausible el origen del SARS-CoV-2

El primer escenario es la “selección natural en un huésped animal antes de la transferencia zoonótica”, es decir, que la enfermedad pasó directamente de un animal a un humano.

El segundo es la “selección natural en humanos después de la transferencia zoonótica”, o sea, una versión que no causa enfermedad del virus saltó de un animal a los humanos. Luego evolucionó a su estado patógeno actual (que sí causa enfermedad) dentro del humano.