Comparte
Abr 27/2020

Cuentos de la SEP que se robaron nuestro corazón desde la infancia

Foto: Conaliteg

¡Qué hermoso fue crecer en los 90! Tanto que hasta los cuentos de la SEP conspiraron para darnos una infancia feliz.

Es difícil saber qué poema, cuento o fábula nos hizo lectores, lo cierto es que para muchos de nosotros el primer contacto con la lectura fue a través de ese libro amarillo con un bonito dálmata en la portada. ¡Sí, ese libro de Español Lecturas de Primer grado! o cualquier otro de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito (Conaliteg) editados entre 1993 y 2007.

QUE, POR CIERTO, PUEDES LEER AQUÍ PORQUE LA VIDA ES BUENA

Fueron muchas lecturas que pasaron por nuestras manos, pero hubo algunas que trascendieron y se hicieron un huequito en nuestro corazón.

Y para recordarlas un ratito, te compartimos algunas de nuestras favoritas:

 Paco el Chato

Uno de los cuentos de la SEP más memorables es justo con el que abría el libro de Español Lecturas de Primer grado: Paco el Chato.

Cómo olvidar a ese morrito que vivía en un rancho y se mudó con su abuelita para estudiar la primaria. Todo marchaba con normalidad hasta que un día se perdió en la calle.

También te puede interesar: Cuentos de Ciencia Ficción en línea para visitar otros mundos desde casa 

Por suerte un policía le ayudó a reencontrarse con su abuelita y aprendió la importancia de saber su nombre y dirección en caso de que le volviera pasar.

El viaje

¿Quién diría que un ratoncito nos enseñaría lo que es la perseverancia? En este cuento, un roedorcillo de color azul hace TODO por reunirse con su mamá. Primero condujo su cochecito hasta que se descompuso, luego recorrió el camino en patines hasta que se rompieron, le pasó lo mismo con unas botitas y después con un par de tenis.  Pero no permitió que nada se interpusiera en su camino hasta que encontró a una vendedora de pies. Rápidamente se cambió los pies viejos por los pies nuevos y logró llegar con su mamá.

La viejita y los quesos

El relato de la viejita y los quesos nos dejó dos enseñanzas para toda la vida:

1.- La envidia no deja nada bueno

2.- El secreto del éxito está en el amor y empeño que pones en tu trabajo

Échale un ojito a: 7 tecnologías que predijo la Ciencia Ficción y se volvieron realidad

Matilde tenía una sola cabra que daba más leche que todas las cabras de su vecino Julián. Un día, Julián, cegado por la envidia, robó la cabra de Matilde. Ella lo notó desde el primer momento pero aun así ordeñó a la cabra y curiosamente dio tanta leche como su propia cabra porque su secreto no estaba en el animalito sino en el amor con el que hacía su trabajo.

Pita descubre una palabra nueva

Pita no podía dejar de pensar en la que nueva palabra que había descubierto: palitroche. Sabía que significaba algo pero no podía dar con qué. Intentó preguntar disimuladamente al panadero, al médico y al ferretero pero fue hasta que tuvo un palitroche de frente que inmediatamente lo reconoció y fue muy feliz.

El leve Pedro

El cuento de El leve Pedro venía en el libro de lecturas de sexto grado.

Pedro sufría una grave enfermedad pero con el tiempo se curó solito… o al menos eso pensaba. Cada vez sentía su cuerpo más ligero como si fuera un globo o una burbuja.

Su esposa intentó de todo para que no saliera volando. Le llenó los bolsillos de tuercas, tubos de plomo y piedras hasta que un día nada fue suficiente. Decidió atarle un pie a la pata de la cama pero una corriente de aire entró a la casa y Pedro voló, y voló y voló por los cielos.

…Y ya de una vez para crear la experiencia completa, aquí la ilustración bien preciosa que nos esperaba al final de leer los cuentos de la SEP y todos libros de texto gratuito que nos acompañaron en nuestra niñez. ¡Cuántos recuerdos!

Para que te quedes otro ratito: Cómics que no son de superhéroes y puedes encontrar en Instagram