Comparte
May 24/2020

Se compran colchooones: a alguien se le ocurrió escribir la partitura del 'jingle' chilango

Fotos: Cuartoscuro y Facebook

Se cooompran colchooones, tambores, refrigeradores. ¿Cuánto a que lo leíste cantando con una voz aguda y conocida en la cabeza?

El jingle del compro usado es parte del imaginario colectivo de la Ciudad de México. Es más, estamos segures que si la CDMX fuera un sonido sería ese… más ahora que debemos permanecer en casa más tiempo del acostumbrado.

Pues bueno, resulta que en redes sociales anda rondando no sólo el sonido ya conocido, sino las partituras de la canción que todo chilango tiene tatuada en el cerebro.

Puedes leer: El Triste de José José: ni cantó en el OTI ni pasa 16 compases sin respirar

Se compran colchones, tambores, lavadoras. Foto: Facebook

Foto: Facebook

La música detrás del jingle chilango del fierro viejo

Aunque está interesante que una persona se haya puesto a escribir la partitura del Se compran colchones con todo y letra, hay algunas imprecisiones en la misma.

Ángel Soto, percusionista y compositor de música para medios audiovisuales, nos explica que la persona que escribió esta partitura lo hizo 4/4 en un inicio, y la última parte en 5/8, una medida atípica en la música popular.

¿Por qué? Porque 5/8 no lo puedes subdividir en partes simétricas. A verrrr, si 8/8 es un compás completo (es como si en cada tiempo pudieras dar 8 golpecitos y cada golpecito sería una corchea ?), entonces podrías distribuirlo en compases binarios como 2/4, por ejemplo, o en 4/4; también en compases ternarios, como 3/4 o 6/8, siendo así sientes “cierta estabilidad”, explica Ángel.

Pts pts, mira: ¡Salvemos al mariachi! El proyecto que busca salvar a los mariachis sin chamba

“Además, esos compases se pueden dividir en partes simétricas, como en las fracciones. Un compás de 5/8 no lo puedes subdividir”, dice el músico, “es como si caminaras con una pierna más larga que otra”.

Pero entonces, ¿cómo la cantamos?

Se cooompran, colchooones, tambooores,

refrigeradooores, estuufas, lavadooras, microondas

o algo de fierro viejo que veeeendaa

La imprecisión de la que hablamos antes, explica Ángel, es que en el penúltimo compás, cuando dice “viejo que veeenda”, en lugar de tardarse un poquito más en el ven, la partitura lo hace un poquito más corta. “Llegamos a la conclusión de que en lugar de ser 5/8, tendrían que ser 4/8 para que ese compás fuera un poco más cortito”.

Más fácil: “En la partitura es como si dijeran vén-dán, pero cuando cuando escuchamos el audio original es más rápido el vendan, o sea, del ven al dan es más rápido”, explica Airy Contreras, chelista y compositora para medios audiovisuales, quien también leyó la partitura.

Lee: ¡Se les hizo! Banda MS y Snoop Dog lanzan “Qué maldición”, pero… ¿cómo se conocieron?

Otro detalle importante sobre esta imagen: la partitura no está escrita sobre un pentagrama, lo que quiere decir que no hay una referencia de a qué altura están las notas y sólo podemos saber el ritmo de la canción.

¿De dónde salió la partitura?

La imagen la compartió Dan López Vásquez, neurocirujano que estudia música, en un grupo de médicos, psicólogos e ingenieros llamado “Cerebro humano manual del usuario“.

“El grupo es para compartir conocimiento relacionado a neurociencias, ocasionalmente alguna cosa de lógica, psicología y filosofía”, nos explicó Dan. “Me pareció interesante porque me agrada la cognición musical, el mundo sería mejor si todos supieran lo básico de la música”.

Dan estudia música con el maestro en Cognición Musical por la UNAM, David Reyes Medero, quien compartió la partitura.

¿De dónde salió la voz del fierro viejo?

La niña a quien todo chilango ha escuchado, pero pocos conocen es María del Mar Terrón, quien cuando era niña su papá, quien se dedica a comprar fierro viejo por la ciudad, la puso a grabar en un cassette el ahora famoso jingle.

“Mi papá me dijo: ¿sabes qué? Tienes que leer este párrafo, aquí hay dibujitos y sigue todo como va. Y yo iba diciendo todo lo que decía el papelito, tenía poquito menos de 10 años”, dijo Marimar en una entrevista a Cristina Pacheco para Canal Once.

Foto: Galo Cañas | Cuartoscuro

Foto: Galo Cañas | Cuartoscuro