Comparte
Jul 06/2020

¡Ya puedes cortarte el cabello!: checa lo que deben cumplir las estéticas para que te sientas segura

Fotos: HairbyRicksou

Cuando llegó la cuarentena, Rick Castro se sintió despojado de gran parte de su vida. “El trabajo es lo que me hace fuerte, es como yo me siento útil a la sociedad, a mí mismo”, explica. Al cerrar su salón de belleza por la pandemia de covid-19, Ricksou dice que le arrebataron gran parte de su ser. 

Para Eva González tampoco fue fácil cerrar su estética. Para pagar la renta del local y su hogar, Eva decidió atender solo a sus clientas más fieles. “A mí se me complicó por el tema económico, pero mi decisión fue aprovechar el resto del tiempo, estar con mis hijos y conmigo. Dije, ‘lo demás de alguna manera saldrá’”, cuenta. 

Checa: Inglaterra reabrió sus pubs y la noche de fiesta se descontroló

Desde el viernes 3 de julio, las estéticas, salones de belleza y peluquerías en la ciudad de México pueden operar con un aforo de 30%, solo con citas y otras medidas para asegurar la higiene y protección tanto de los empleados como de los clientes. 

“A veces pienso mucho, ¿valdrá la pena? Pero de pronto me dejo empoderar por el estilista en que me he convertido y me digo: lo haré, cuidaré a mis clientas, cuidaré lo que he construido”, dice Ricksou, dueño de un salón en la colonia Roma. 

Por ti, por mí, por todos: respeta las reglas 

Tanto Eva como Ricksou reanudaron operaciones e incorporaron medidas para proteger a sus empleados y clientes. Ahora todos usan cubrebocas y careta, hay tapetes sanitizantes en la entrada y limpian los lugares de trabajo cada vez que una clienta se va. 

Estas medidas van en línea con lo estipulado por el gobierno de la CDMX para la reapertura de estos espacios de manera segura. 

Te interesa: El duelo por la vida perdida y la nueva normalidad

Aquí te compartimos algunas:

  • Uso obligatorio de cubrebocas y careta (cuando el servicio lo permita, por ejemplo, en manicure o pedicure). 
  • Hay que respetar la sana distancia de 1.5 metros. Esto entre empleados y entre clientes.
  • Deja a tu amix en casa, pues no se permite gente en sala de espera. Tampoco lleves libros o demasiados objetos personales. Entre menos cosas, mejor.
  • Mientras el semáforo epidemiológico siga en naranja no está permitido brindar servicios de depilación con hilo, micropigmentación, masajes ni spa. 
  • Adiós a las revistas y periódicos.
  • Los lugares deberán desinfectarse entre cliente y cliente.
  • ¿Y el chisme? Solo se puede platicar a través del espejo, no frente a frente. 
  • Jerga o tapete sanitizante a la entrada del establecimiento.
  • Se recomienda llegar con el cabello lavado. 
  • Deben tomarte la temperatura antes de entrar.
  • Para manicure seguro debe haber un acrílico entre el cliente y el o la empleada. Ambas deben usar careta y cubreboca en este servicio. 
  • La recomendación es no permanecer más de 1 hora en el establecimiento.

“Si todos tuviéramos consciencia de cuidarnos yo creo que no se tendría que hacer mucho más. Si yo me cuido al mismo tiempo te estoy cuidando a ti“, dice Eva González.

Para tomar una decisión más responsable fíjate que cumplan con los lineamientos

Si ya decidiste ir lo mejor que puedes hacer es evaluar el riesgo y revisar que el salón de belleza, estética o barbería de tu elección cumpla con las medidas básicas de higiene y protección que ya te compartimos. 

Además, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomiendan un par de cosas muy sencillas

  • Antes de ir, llama y pregunta cuáles son todas las medidas que están implementando, así como la existencia de barreras de acrílico, plexiglás u otro material para asegurar la sana distancia entre clientes. 
  • Si llegaste antes de tu cita, espera en tu auto o en la calle hasta que sea tu turno. Pídeles que te llamen a tu celular para avisarte. 

Y ahora la pregunta del millón: ¿de verdad necesitas ir a la estética?

Aunque Ricksou es feliz atendiendo a sus clientas, también está muy consciente que en estos momentos la salud es prioridad. 

Si no tienes que salir, de verdad no salgas. Si no es importante pintarte el pelo, si puedes aguantar para tener salud, hazlo. Medita si de verdad vale la pena salir a cortarte el pelo”, recomienda. 

“Estoy agradecido de ser parte de su sistema femenino, pero si tienes que quedarte en casa, hazlo. Quizá es momento de aceptar nuestro pelo rebelde, las canas, las arrugas y los kilos”.