Comparte
Jul 06/2020

Qué es la excitación no concordante y por qué es importante que víctimas de abuso sepan al respecto

Fotos: Unsplash

Advertencia de contenido: abuso sexual

Lo saben todas las personas a quienes la divina providencia les concedió la gracia de un pene: a veces se te para y no sabes ni por qué. No estás caliente, no estás pensando en nada sexual, sólo sucede. 

Importante leer: Hablar de placer es prevenir el abuso sexual

El lugar común de esto es la secundaria, cuando estás lleno de hormonas y el profe de matemáticas te pide pasar al pizarrón a resolver un ejercicio y tú le respondes que no, que te duele el estómago, que igual ni sabes resolverlo, que mejor pase otro compañero, que ya de plano mejor te repruebe, que si el castigo es el exilio o la muerte estás dispuesto a aceptar las consecuencias.

Que tu cuerpo se excite en momentos en que no estás caliente no es algo exclusivo de las personas con pene, pero vaya, en algún lado tenía que liberar el trauma. En realidad, puede sucederle a cualquier persona, tenga pene, tenga vulva, tenga una genitalidad intersex.  

El fenómeno tiene nombre: excitación no concordante, y se refiere a cuando el cuerpo tiene una respuesta de excitación, pero la mente no siente deseo… y visceversa. 

Mira: Hablemos del condón que menos se sabe: el interno o vaginal

Por ejemplo: cuando tienes erecciones involuntarias en la secundaria (el cuerpo está excitado, pero la mente no). O cuando estás caliente, pero no se te para o no lubricas porque estás sintiendo mucha ansiedad o culpa y tu sistema nervioso parasimpático no puede activar la respuesta de la excitación (la mente está excitada, pero el cuerpo no).

Conocer la existencia de la excitación no concordante es importante por varias razones, sobre todo para reconocer que es normal

Es parte normal del funcionamiento de nuestro cuerpo y, aunque parezca sorprendente, sucede muchísimo más de lo que creemos. No es un fenómeno raro, sino que se presenta de diversas formas en distintos momentos de vida por distintos orígenes. 

Uno de ellos y en el que me quiero centrar ahorita, es una situación de abuso sexual.

Vale la pena leer: Por qué el consentimiento es sexy a la hora de ligar

Muchas personas que han sufrido abuso reportan que durante la experiencia, lubricaron o tuvieron una erección. La consecuencia de esto suele ser mucha culpa debido a pensamientos confusos, porque ¿será que, en el fondo, sí se otorgó consentimiento y por eso los genitales reaccionaron así?

La respuesta es: no. Si el cuerpo tuvo una reacción de excitación en una situación en la que no se dio consentimiento, eso no significa que en el fondo sí se estaba otorgando. Todo lo que significa es que el cuerpo reaccionó de una manera inesperada como consecuencia de toda la adrenalina y actividad eléctrica presente en el sistema nervioso, y ya. 

La excitación no concordante puede ocurrir por varias razones.

Puede ser porque la respuesta de la excitación y la del miedo pueden parecerse en algunos aspectos, por lo que, en ocasiones, el cuerpo puede confundirse (por eso a veces podemos excitarnos en situaciones extremas, como después de una pelea, de un asalto, de tirarte de una montaña rusa, de obtener un logro muy deseado o similares).

Te interesa: Sexting y consentimiento: una guía para hacerlo muy bien

 A veces es sólamente porque el cuerpo es cuerpo y reacciona a la estimulación física de manera automática. 

E incluso se ha planteado la posibilidad de que la lubricación durante una situación de abuso sirva para proteger la vagina de ser herida.

El consentimiento se otorga con la mente, no con el cuerpo. 

Si tú no querías que una interacción sexual ocurriera, aunque tu cuerpo haya reaccionado excitándose, no significa que en el fondo sí lo deseabas y de ninguna manera puede usarse como argumento para justificar una abuso. Hacer esto no sólo es falso y antiético, también es anticientífico, pues no existe evidencia que sustente ese tipo de reclamo. 

Así que si has estado en una situación, la que sea, en la que tu cuerpo reaccionó distinto a lo que tu mente esperaba debido a la excitación no concordante, tómate unos segundos para respirar, revisa si está surgiendo culpa y, en caso de que sí, recuerda esto: la excitación no concordante puede surgir por muchas razones y no es otra cosa más que una reacción normal y posible en el cuerpo.

Antes de que te vayas: La importancia de escuchar a nuestras emociones: una clave para hacerlo