Comparte
Jul 29/2020

Entre la adaptación y el miedo: Así es el el regreso a la oficina en la nueva normalidad

Unsplash

Una de las cosas que vienen con la nueva normalidad es el regreso a la oficina.

Y aunque algunas empresas, como Google, han decidido alargar el periodo de trabajo en casa, no todas contemplan esa decisión.

En la Ciudad de México poco a poco empresas privadas y públicas están reabriendo en medio de protocolos de seguridad y la incertidumbre de los trabajadores.

Por eso, le preguntamos a estas cuatro personas cómo ha sido su experiencia de regreso a la oficina. Y esto nos contaron.

Es algo con lo que tenemos que aprender a vivir al menos en un buen tiempo.- Francisco

Francisco trabaja en una aerolínea, así que difícilmente podía desempeñar su trabajo desde casa.

“Por el giro de la empresa, hay áreas en las que el trabajo requiere hacerse presencial (Áreas operativas). Por ejemplo, en el área que tengo a cargo es inevitable que no haya alguna persona. Sin embargo organizamos guardias para que cada persona vaya los menos días posibles a la oficina“, contó Francisco en entrevista con AnimalMX.

Checa: Así será viajar en avión en la nueva normalidad

Las medidas de seguridad que están tomando en su lugar de trabajo son: toma de temperatura antes de entrar, revisión por una enfermera al entrar a las instalaciones, tapetes sanitizantes en los filtros de acceso, así como depósitos de gel antibacterial en todo el corporativo. La aplicación de pruebas rápidas a todo el personal y el uso obligatorio de cubrebocas.

En cuanto al temor sobre el contagio, Francisco nos contó que no le da miedo:

“Considero que si llevas bien las medidas preventivas puedes mitigar en gran proporción la posibilidad de contagio. Y es algo con lo que tenemos aue aprender a vivir por al menos un buen tiempo”, dijo en la entrevista.

Protocolos de sanidad se implementan en los pasillos de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) como prevención del riesgo de contagio de covid-19 en las instalaciones mientras permanece activo el semáforo naranja epidemiológico.
FOTO: MARIO JASSO /CUARTOSCURO.COM

Ha aumentado el número de contagios en mi oficina.- Fernanda

El regreso de Fernanda a su trabajo en una oficina pública de la CDMX ha sido difícil, no solo por la incomodidad que le produce usar cubrebocas para desempeñar su trabajo sino por el temor a contagiarse.

“En mi experiencia, ir a la oficina, antes y despues de la pandemia, cambió drásticamente, desde el hecho que existe una revisión sanitaria al ingresar al edificio, el uso de material como cubrebocas y guantes, que muchas veces resulta incomodo para la realización de mis actividades, así como la manera de interactuar con mis compañeros y de realizar el trabajo”, contó en entrevista.

También relató que, a pesar de que se tomaron medidas de seguridad y que el regreso solo contempló al 25% de la plantilla laboral  ya hay varias personas contagiadas en su lugar de trabajo.

“En un inicio no tenía miedo, pero hoy en día si lo tengo, ya que en el lugar donde trabajo incrementó el número de contagiados, no obstante que únicamente se esta trabajando por guardias en las que se atienden asuntos de carácter urgente y como tal no se han retomado en su totalidad las actividades.

“Sin embargo, el lunes 3 de agosto pretenden reanudar las actividades en su totalidad, y aunque será de manera escalonada, con el número de personal limitado y con horarios, tendremos contacto con más personas, entre servidores públicos y público en general“, señaló.

Por las actividades que desempeña, Fernanda no podía hacer home office.

En cuanto a si era urgente regresar o no, Fernanda consideró que no es necesario que toda la plantilla regrese a sus labores el próximo 3 de agosto.

“Entiendo que las actividades en mi área de trabajo no pueden realizarse desde casa y que no pueden suspenderse del todo, por lo que la manera en que se estaba trabajando (establecer guardias para atender casos urgentes y asuntos en línea) estaba bien y debió seguirse con ello.

“Sin embargo, lo que se pretende implementar a partir del 3 de agosto, sí me genera mucha preocupación, más que nada porque el número de contagiados ha incrementado en el edificio donde laboro”, finalizó.

Imagen: Unsplash

Volver se volvió necesario para mi salud mental.- Itzel

Itzel, quien trabaja en el área de Relaciones Públicas de una feria de arte, nos contó que regresar a la oficina fue algo que le ayudó aunque sí cambió drásticamente su rutina.

“A cada uno le asignaron una oficina, estamos en un lugar apartado. Asignaron baños. Hay tres baños y somos 7 personas”, dijo.

“En la entrada pusieron un tapete sanitizador, hay un Lysol, tapabocas y gel antibacterial. También acordamos que en las áreas comunes nos tenemos que poner el tapabocas. También acordamos tener todas las ventanas abiertas. Es una casa grande en Polanco, así que es un lugar bien ventilado”.

En cuanto al ritual de comer en la oficina, nada es como antes, pues el área de comedor fue inhabilitada y cada quién tiene que comer en su propia oficina.

“Mi experiencia de ir a la oficina cambió bastante sobre todo en el transporte”

Itzel nos contó que una de las cosas que más cambió sobre ir a la oficina antes y después de la pandemia fue la forma de llegar a ella.

“Yo usaba mucho el transporte público, sobre todo en la mañana para ir a la oficina, pero ahora ya ni de broma me subo al metro. Adopté irme diario en bicicleta y me gusta un montón porque me relaja”, contó.

En cuanto al miedo, dijo que al principio sí tenía, pero conforme pasaron los días se le fue quitando.

“Empiezas a automatizar muchas cosas. Pero también es un poco riesgoso porque justo en esta nueva normalidad hay cosas en las que sí se te va la onda: que si tocaste la puerta del baño que todos usan y se te olvidó porque vienes saliendo del baño y te acabas de lavar las manos, pues te confías y en cualquier momento te puedes tocar la cara. Ha sido una paranoia muy cañona porque piensas que todo puede tener coronavirus”, relató Itzel.

Sobre la necesidad de volver, Itzel enfatizó los beneficios que le trajo a su salud mental.

“Todas las actividades que estoy haciendo ahorita en la oficina las podría haber hecho desde mi casa, pero por otro lado volver se volvió necesario para mi salud mental porque la rutina para cambiar mi forma de vivir, aunque llegué a disfrutar muchísimo el home office llegó un punto en el que estaba súper irritable, ya no me concentraba, así que volver a la oficina estuvo bien”.

En el marco de la Emergencia Sanitaria Nacional por la pandemia del Coronavirus, jóvenes utilizan la bicicleta para transportarse en las calles del Centro Histórico.
FOTO: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

Utilizo el transporte público y es abrumador, es sofocante.- Mónica

Para Mónica la experiencia de regresar a la oficina en un medio de comunicación ha sido estresante, no solo por la modificación de su rutina para acudir a ella, sino por la carga de trabajo que ha experimentado.

“Utilizo el transporte público y es abrumador, es sofocante traer todo los materiales de protección encima. Antes aprovechaba para leer, escuchar un podcast, y ahora solo voy fijándome en el comportamiento de los demás: si traen cubrebocas, si se me acercan mucho. Y voy estresada.

“Luego voy en el microbús y las personas están hablando por teléfono y se quitan el cubrebocas. A veces no te puedes alejar, a una sí le tuve que decir que se pusiera el cubrebocas porque no había espacio para alejarme”, contó Mónica.

En cuanto a la experiencia ya en el trabajo relató que ha cambiado por las dificultades de adaptarse al modelo mixto de home office y presencial.

“La carga de trabajo es muchísima, tanto en casa como en oficina porque todos le entramos a todo. Y el trabajo en casa complica la comunicación. Nos instalaron un sistema que funciona vía remota para poder trabajar, con muchas dificultades al principio, porque fallaba y era lento”, contó.

Respecto a las medidas de seguridad, Mónica mencionó que la población vulnerable trabaja completamente desde casa desde el inicio de la pandemia.

“Las personas sanas nos estamos turnando para ir a la oficina. Dos semanas no voy y una semana sí. Llevo cubrebocas, una careta y gel antibacterial. También hay un tapete sanitizante en la entrada.

“En mi equipo ha habido dos contagios confirmados, cuando eso sucede, envían a las personas que convivieron con los contagiados a su casa y si presentan síntomas los llevan a realizarse la prueba”, dijo.

regreso a la oficina

El semaforo naranja anunciado por el gobierno de la Ciudad hace un par de semanas ha permitido la reapertura de las estaciones cerradas y una manera más organizada de viajar en el transporte publico Metro. FOTO: ANDREA MURCIA/CUARTOSCURO.COM

*Algunos nombres fueron cambiados por respeto a la privacidad de las personas.