Comparte
Ago 14/2020

¿Es neta que Anabelle escapó del museo? Esto es lo que sabemos (con memes incluidos)

Como si algo más le faltara a este apocalíptico 2020, amanecimos con un rumor francamente aterrador: la muñeca Annabelle se escapó del Museo de los Warren.

E internet explotó de miedo… y memes.

En realidad poco se sabe sobre cómo se inició el rumor en redes sociales, pues no existe alguna declaración oficial del Museo del Ocultismo, que se encuentra en Connecticut, Estados Unidos.

Mira: Sin empujones y al aire libre: así fue el primer concierto con sana distancia en el Reino Unido

La versión del sitio estadounidense Heavy sobre todo el rollo detrás del tren del meme de Annabelle se escapa del museo, es que no es más que un error de traducción en una entrevista con la actriz británica Annabelle Wallis.

La actriz, conocida por la serie de Netflix Peaky Blinders, dio una entrevista en 2016 a The Hollywood Reporter sobre cómo logró actuar junto a Tom Cruise en la película La Momia, pero las cosas se complicaron en una traducción, y se cambió por “Annabelle escapa“.

Y como los caminos del internet pueden ser misteriosos, no faltó quien pensara que esa idea hacía referencia a la muñeca diabólica que está guardada en una vitrina del Museo del matrimonio Warren.

La realidad es que este tipo de rumores son difíciles de rastrear, pero el tren del meme que provocan nos sacan carcajadas.

Y ahora sí… ¡QUÉ PASEN LOS MEMES!

Ya hay gente encomendándose a todos los santos.

Annabelle emprendedora:

Llamando a las fuerzas del cielo.

Patitas pa’qué las quiero.

La chisma no para.

“Yo, escribiéndole una carta de disculpa a Annabelle por llamarla fea, después de ver que escapó”.

“Yo, riéndome de todos los tuits sobre Annabelle y dándome cuenta de que vendrá por mí”.

Lisa sueña con Annabelle

 

A todos esos que dijeron “Agosto, sorpréndeme”, ¿¡NO HAN APRENDIDO NADA DE ESTE 2020?!

¿Cuál es la historia real de la muñeca Annabelle?

Comencemos aclarando que la Annabelle real no luce como la de la película. Es decir, no es de porcelana ni tiene los ojos tan enormes, sino más bien es una -aparentemente- inocente muñeca de tela.

La historia inicia en 1968, cuando dos amigas enfermeras que vivían juntas llamaron al matrimonio Warren porque decían que la muñeca estaba poseída por el espíritu de una niña.

Cuando Ed y Lorreine Warren la vieron, supieron que no se trataba de un espíritu, sino de un demonio pues, según explicaron en su momento, los espíritus no tienen la fuerza para poseer objetos, mientras que los demonios los pueden utilizar para llegar a un cuerpo.

Es decir, el demonio dentro de la muñeca, según los Warren, quería poseer a alguna de las enfermeras.

En 2019, The Hollywood Reporter entrevistó a Tony Spera, el curador del Museo del Ocultismo y yerno de los Warren, quien explicó que la única diferencia entre la película y la realidad sobre la muñeca Annabelle, es la apariencia, pero la historia es exactamente la misma.

“No es la apariencia de la muñeca la que la hace aterradora; es lo que infunde: maldad”, dijo Lorraine Warren en una de las últimas entrevistas que dio antes de morir, en abril del año pasado.