Comparte
Ago 28/2020

Una guía rápida de todo lo que debes saber sobre inmunidad y COVID-19

Cottonbro para Pexels

Esta semana destacó en medios nacionales e internacionales que la Universidad de Hong Kong documentó el primer caso de reinfección por Covid-19 en el mundo. Según los datos proporcionados, se trata de un hombre de 33 años que fue dado de alta en abril y volvió a dar positivo en agosto.

La noticia se movió como pan caliente y trajo consigo un montón de preguntas:

¿Nos podemos infectar dos veces de COVID-19? ¿Enfermaríamos más grave la segunda vez? ¿Nos volveríamos inmunes en algún momento? ¿Cuánto dura la inmunidad por COVID?

La realidad es que por ser un virus tan nuevo y desconocido, ninguna de ellas puede ser respondida con total certeza todavía.

Aquí te compartimos lo que se sabe hasta el momento sobre inmunidad y covid-19.

La vacunación es fundamental

Aunque parece que la pandemia ha sido eterna, la verdad es que el SARScoV2 lleva muy poco tiempo entre nosotros, por ello, los estudios científicos aún no han sido concluyentes sobre las preguntas clave que planteamos al principio.

Sin embargo, entender cómo funciona la inmunidad y qué es lo que está buscando la comunidad científica es la mejor forma de comprender dónde estamos parados.

De acuerdo con la doctora Lauren Rodda, becaria postdoctoral en inmunología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, “la inmunidad de rebaño es el concepto de que si suficientes personas están protegidas contra una infección, ya sea obteniendo inmunidad contra la infección o recibiendo una vacuna, entonces la probabilidad de que una persona no inmune contraiga la enfermedad es extremadamente baja”.

“Esto es importante porque hay personas en nuestras comunidades (bebés, ancianos, personas con sistemas inmunológicos debilitados) que no pueden vacunarse y deben confiar en que el resto de nosotros tome precauciones para protegerlos”, aclara.

Con eso en mente es importante hablar de que en el caso de la COVID-19 por su alto índice de mortalidad en comparación con otras enfermedades lo recomendable es lograr la inmunidad de rebaño a través de la vacunación.

Sobre permitir que la enfermedad se propague sin control para supuestamente alcanzar la inmunidad colectiva más rápidamente, Rodda dice:

“El COVID-19 puede ser fatal en cualquier grupo de edad y el costo para la vida humana es terriblemente inaceptable”.

Ya saben, por eso de que luego quieren hacer “fiestas COVID” y pues no. Por favor no.

Entonces hay que esperar la vacuna y de ahí partimos.

Ni se te ocurra: Hacer fiestas de contagio de Covid-19 no terminará más rápido con la pandemia

Entender la COVID-19 a través de otras enfermedades

Todo sobre la COVID-19 es nuevo.

Pero, aunque suene raro, tenemos al resto de las enfermedades de nuestro lado. Su investigación previa pueda ayudarnos a crear hipótesis sobre qué se parece más al SARScoV2 y qué podemos esperar.

En su reportaje para WIRED, “Covid-19 Immunity Compared to 6 Other Diseases“, la doctora y periodista Seema Yasmin presenta un “espectro de inmunidad” en que analiza las respuestas de nuestros cuerpos a otras infecciones.

Yasmin compara esta información con lo que sabemos sobre la COVID-19.

Estos son los puntos más importantes:

  • El espectro de inmunidad empieza con la inmunidad “de por vida”, con el ejemplo de la varicela. La doctora explica que una vez que te contagiaste de varicela, usualmente tus anticuerpos generarán inmunidad para toda tu vida, ya que estas proteínas del sistema inmune desarrollarán herramientas para defenderte en caso de que te vuelvas a topar con este virus. En el caso de la varicela y otras enfermedades de esta categoría, la inmunización por medio de vacunación usualmente necesita más de una dosis.
  • Sin embargo, es poco probable que el nuevo coronavirus entre en esta clasificación, ya que los estudios más recientes han reportado que, al parecer, la respuesta de los anticuerpos al SARScoV2, después de la infección, dura solamente algunas semanas.
  • En el otro extremo del espectro de inmunidad se encuentran los virus como el VIH, que muta en el cuerpo con suficiente frecuencia, por lo que el sistema inmune no puede reconocerlo y atacarlo con efectividad. Este tipo de respuesta inmune también se aleja de lo que es probable con respecto al SARScoV2, ya que los primeros estudios han revelado que, al parecer, tras la infección de COVID-19, el cuerpo humano es capaz de eliminarlo por completo en tan solo unos días.

Pssst: ¡Esa es una buena noticia!

  • De acuerdo con Yasmin, lo que más se podría parecer al SARScoV2 en cuestión de inmunidad es el virus del SARS. Este virus genera inmunidad en los humanos durante alrededor de dos o tres años, con una inmunidad mucho más fuerte entre los dos y tres meses posteriores a la infección.
  • Otro escenario esperado. Los resultados de estudios que revelan una inmunidad a la COVID-19 por solo algunas semanas se asimilan a lo que sucede con la inmunidad a “la gripe común“, cuyas cepas mutan con frecuencia y esto provoca que cada año tenga que producirse una vacuna para influenza distinta. Este escenario también es uno de los esperados para el SARScoV2.

Spoiler: Sí, eso significaría que quizá deban inyectarte cada año contra la COVID-19. ¡Ouch!

¿Cómo funciona y por qué el caso de Hong Kong es bueno para aprender?

Ahí te va un poquito de ciencia.

Nuestros cuerpos no se vuelven impermeables a los virus cuando nos recuperamos de una infección. En muchos casos, sólo nos convertimos en huéspedes inhóspitos.

Más allá de la recuperación, nuestros cuerpos todavía tienen los mismos tipos de células a los que los virus se adhieren y donde gustan de producir más virus.

Estas células diana no se alteran de manera sustancial para prevenir futuras infecciones meses después de que la respuesta inmune haya eliminado el virus.

O sea: Incluso cuando nos curamos de una infección, para los virus, nuestros cuerpos siguen pareciendo una acogedora casita. 🏠💕

La profesora e investigadora de inmunología viral en la Universidad de Birmingham, Zania Stamataki explica para The Conversation:

“Sin embargo, si una infección reciente deja anticuerpos y las células de memoria (células B y T) después de curarse, una nueva expansión del virus será de corta duración y la infección se reprimirá antes de que el huésped sufra demasiado, o incluso se dé cuenta.

¿Por qué es importante? Porque, hasta ahora, parece ser el caso del paciente reinfectado de Hong Kong.

“El hombre no presentó ningún síntoma de la segunda infección, se descubrió su infección tras las pruebas de rutina en el aeropuerto. ¿Alguna vez sabría que había sido reinfectado si no hubiera viajado? Probablemente no.”, agrega Stamataki.

Hay que tener paciencia

Tratar de entender la inmunidad para COVID-19 y hacernos todas estas preguntas puede ser abrumador, porque aún no sabemos mucho. Entre más sabemos, más preguntas surgen, por ejemplo:

 Ahora que sabemos que el hombre de Hong Kong no sufrió síntomas pero estaba infectado, ¿podemos saber si fue contagioso durante su segunda infección asintomática?

No lo sabemos aún.

Este es un camino de aceptación y paciencia, pero poco a poco se van descubriendo más datos sobre la COVID-19 y equipos de científicas y científicos en todo el mundo trabajan duro para responder a estas preguntas.

Hasta ahora tenemos dos cosas por seguro:

  • La generación de inmunidad de rebaño a través de la vacunación es la mejor apuesta para detener la pandemia y salvar vidas.
  • Mientras tanto, seguir las recomendaciones oficiales de las instancias de salud como la OMS y la Secretaría de Salud compra tiempo a los científicos para responder las preguntas sobre la inmunidad. Y, no sólo eso, sino que nos permite cuidarnos entre todas.