Comparte
Ago 13/2020

Oye, más despacio, cerebrito: La prueba PCR para Covid-19 no daña tu cerebro

“La trampa PCR”: tal vez ya leíste una publicación que circula en Facebook que advierte que el hisopo con el que realizan las pruebas de Covid-19 atraviesa la “barrera hematoencefálica” del cráneo.

Según el post, que ya se viralizó, esto pone a nuestro cerebro en peligro de infecciones, ¿de verdaaad? No, la información es completamente falsa.

Puedes leer: ¿En qué ha cambiado nuestro cerebro y cómo logra adaptarse a una pandemia?

La mayor parte de la desinformación sobre medidas de prevención, diagnóstico y tratamiento de la Covid-19, gira en torno a los miedos y desconocimiento sobre cómo funcionan o para qué sirven los procedimientos. Pero aquí te explicamos.

El hisopo no llega al cerebro, pero ¿cómo se aplica la prueba?

Cuando era niña y tenía que ir al dentista, la doctora no hacía nada en mi boca antes de explicarme o darme ejemplos de qué es lo que iba a hacer. Así no me daba miedo.

Lo mismo pasa con las pruebas PCR (reacción en cadena de polimerasa, por sus siglas en inglés) para detectar Covid-19. Pueden ser atemorizantes para muchos, incluyendo a las niñas y niños, pero de ninguna manera pueden afectar nuestros cerebros.

Checa: La NASA crea un collar para los que no pueden dejar de tocarse la cara, ¡y puedes hacerlo en casa!

Muchos hospitales y asociaciones pediátricas en el mundo han emitido guías para padres y para médicos sobre cómo preparar a los niños para una prueba PCR. Con estas guías podemos ver con mayor claridad qué es lo que pasa  cuando una de estas pruebas se realiza.

En el documento COVID-19: Pediatric Testing Guidelines for British Columbia, se describen los pasos para que el personal médico aplique la prueba PCR:

  1. Realice la higiene de las manos.
  2. Póngase el equipo de protección personal (guantes, bata, máscara y protección para los ojos).
  3. Mida la distancia desde la base de la nariz hasta el canal auditivo externo (orificio de la oreja); generalmente, el hisopo deberá insertarse aproximadamente un poco más de 2/3 de esta distancia para llegar a la nasofaringe.
    https://www.cancer.gov/espanol/publicaciones/diccionario/def/nasofaringe

    Imagen: National Cancer Institute

    (↑ Esa es la nasofaringe. Como puedes ver, nada que ver con el cerebro)

  4. Para los niños, un segundo médico o un cuidador puede colocar sus manos a ambos lados de la cabeza del niño para brindar estabilidad.
  5. Inserte suavemente el hisopo hacia atrás (paralelo al paladar) en la fosa nasal hasta que se sienta una suave resistencia.
  6. Gire el hisopo dos o tres veces y déjelo en su lugar durante ~ 5 segundos para que absorba la muestra
  7. Extraiga el hisopo e insértelo en el tubo del medio de transporte viral.
  8. Rompa el eje en el punto de rotura marcado y atornille
  9. Quítese los guantes y realice la higiene de manos

En este video, se ve con claridad cómo se hace la prueba:

¿Qué más dice el post con desinformación?

De acuerdo con la publicación que se replicó en decenas de cuentas, “la prueba del virus tiene como objetivo dañar la barrera hematoencefálica y así crear una entrada directa al cerebro para cualquier infección”.

Esto no sólo es falso porque como ya vimos el objetivo de la prueba PCR es la nasofaringe, sino porque crear una entrada directo al cerebro, desde la nariz, es mucho más complicado de lo que puede hacer un hisopo.

Mira: Lo dijimos una vez y lo diremos cuantas veces sea necesario, el dióxido de cloro no cura la Covid-19

De acuerdo con Jesús Pérez Gil, decano de la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid, consultado por el verificador internacional Maldita.es, “entre la cavidad nasal donde entra el hisopo y la cavidad donde se aloja el cerebro hay hueso bien duro. Haría falta un taladro“.

Según la investigación de Maldita.es, esa zona del hueso del cráneo se llama lámina cribosa del hueso etmoides y aunque tiene pequeños orificios por los que pasan los nervios olfativos, estos están cubiertos de varias capas de tejido y además tienen un tamaño milimétrico que hace imposible que pase ningún objeto. Y no, los hisopos como los de la prueba PCR no caben por ahí.

Lo que sí puede pasar es que, por la naturaleza de la prueba, se rompa algún vaso capilar y te sangre la nariz. Pero nada grave.

La “barrera hematoencefálica” no funciona así

Según la publicación viral, la “inserción del bastoncillo muy profundamente en los pasajes nasales” puede dañar la “barrera hematoencefálica, una capa celular, como una frontera que protege el cerebro de las toxinas, neurotoxinas y vacunas. Los metales pesados, las bacterias, los pesticidas y otras toxinas que no pertenecen al cerebro humano se filtran a través de él (sic)”. Pero esto tampoco es cierto.

Animal Político recomienda: Especial Primera Línea: Convivimos a diario con la muerte, pero no hay tiempo para el duelo

Un hisopo no podría dañar la barrera hematoencefálica porque ésta no es una cobertura que proteja al cerebro y que pueda romperse desde la nariz, es una barrera celular que se encuentra en las paredes de todos los vasos sanguíneos que recorren el cerebro.

***

El Sabueso es uno de los más de 91 verificadores de hechos de 40 países que forman la alianza coordinada por la Red Internacional de Verificación de Hechos para desacreditar la información falsa relacionada con el coronavirus. Encuentra las verificaciones de esta alianza internacional con los hashtag #CoronaVirusFacts y #DatosCoronaVirus , o visita esta página.

Consulta también nuestro micrositio con todas las verificaciones que hemos hecho hasta el momento sobre el Covid-19.