Comparte
Nov 04/2020

Encuentran evidencia de que las mujeres también cazaban en la prehistoria

Foto: UC Davis

Estamos acostumbrados a escuchar historias de que los hombres prehistóricos eran los encargados de cazar animales grandes para llevar alimentos a sus familias, pero ahora tenemos evidencia de que las mujeres también lo hacían.

Arqueólogos de la Universidad de California Davis descubrieron que unos restos humanos de 9,000 años de antigüedad, encontrados en los Andes, pertenecían a una mujer cazadora de entre 17 y 19 años de edad.

Te interesa: Mexicas, Wixaritari y Mixtecos: tres concepciones mexicanas de la muerte

Como explicó a la revista Science el arqueólogo Randy Haas, sus restos estaban acompañados de armas para cazar animales grandes, como puntas de lanza y cuchillos para cazar, lo que según los expertos significa que era una cazadora “de alto perfil”.

¿Cómo saben que la cazadora en realidad era una mujer?

Para darse cuenta de que se trataba de una mujer, los investigadores usaron una técnica biomolecular llamada “análisis de la amelogenina”, que es una proteína encontrada en el esmalte de los dientes.

Haas señaló que estas proteínas están ligadas al sexo, haciendo de ésta una prueba bastante precisa.

Este descubrimiento no sólo desacreditó la teoría de que sólo los hombres eran cazadores en la prehistoria, sino que también llevó a los investigadores a reexaminar otros reportes antiguos de entierros en América, donde explicaron que otras 10 mujeres que fueron enterradas con puntas de lanzas también podrían haber sido cazadoras.

Science señala que la hipótesis de que sólo los hombres cazaban surgió durante un simposio de 1966 realizado en Chicago.

En este simposio se mencionó que durante el proceso de evolución, los hombres cazaban y las mujeres recolectaban, rara vez cambiando sus roles.

Checa también: Científicos descubren que el pelaje del ornitorrinco es biogluorescente

La revista también menciona que aunque recientemente se ha encontrado evidencia de antiguas mujeres guerreras, habían pocas señales de que las mujeres cazaban en la prehistoria.

Los restos de esta mujer cazadora estaban a una altura de 3925 metros en el sitio arqueológico de Wilamaya Patjxa en Puno, Perú.

"<yoastmark

Por último, la arqueóloga Bonnie Pitblado de la Universidad de Oklahoma -quien no participó en el estudio-, dijo que no debería ser sorpresivo que las mujeres pudieran cazar.

“Estas mujeres vivían a una altura de 13,000 pies en los Andes. Si puedes vivir de esa forma, entonces sin problemas podías cazar venados”, finalizó Pitblado.

Antes de que te vayas: Buen Fin 2020: sana distancia, una app y compras en línea, así será esta edición