Comparte
Nov 27/2020

Hablemos del VIH y el sida: transmisión, pruebas, tratamientos y más

Ilustraciones: @driu_paredes y @re_ilustrador

Vamos a lo básico, ¿de qué vamos a hablar hoy?

Del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y del sida, porque desde 1988 se conmemora el día mundial del sida. Aquí puedes leer más sobre esta fecha importante. 

¿Cómo se transmite el VIH?

Dice el portal de los CDC de Estados Unidos: “Solamente ciertos líquidos corporales —la sangre, el semen, el líquido preseminal, las secreciones rectales, las secreciones vaginales y la leche materna— de una persona que tiene el VIH pueden transmitir el virus. Estos líquidos deben entrar en contacto con las membranas mucosas o con tejidos lesionados de la otra persona, o ser inyectados directamente al torrente sanguíneo (con una aguja o jeringa) para que ocurra la transmisión. Las membranas mucosas se encuentran dentro del recto, la vagina, el pene y la boca.”

Checa: Todo, en serio todo, lo que hay que saber del VPH o virus del papiloma humano

Ok, pero eso, en la práctica, ¿qué significa?

Que sólo ciertos líquidos del cuerpo lo transmiten.

La saliva y el sudor, por poner un ejemplo, no lo hacen, así que saber esto nos ayuda a reconocer las prácticas de riesgo que son las que suelen transmitir el virus en la mayoría de los casos (tampoco puedes adquirirlo por la picadura de un mosquito, por compartir baño o trastes, o por abrazar a una persona con VIH).

vih sida

Excelente. Oye, ¿y cuáles son esas prácticas de riesgo?

Las prácticas o situaciones más comunes involucradas en la transmisión del VIH son:

  • Transmisión de fluidos sexuales, en donde una persona tiene VIH y la otra no.
  • Compartir jeringa con una persona VIH positiva para el uso de drogas inyectables.

Una tercera forma común de transmisión del VIH (aunque cada vez menos común) y que no es una práctica de riesgo, es durante el embarazo, el parto o la lactancia de una mujer que vive con VIH a su bebé (conocido como “transmisión vertical”).

Aquí vale la pena mencionar que la inmunosupresión puede ser un factor de riesgo, por lo que vivir con otras infecciones de transmisión sexual (ITS), como la hepatitis, podría suponer mayor probabilidad de adquirir el VIH, así como necesitar de cuidados especiales durante el tratamiento médico.

¿Entonces puedo pedirle libremente a cualquier persona que me escupa en la cara sin temor a adquirir el VIH?

Eh, de hecho, sí. ( ͡° ͜ʖ ͡°)

¿Y qué hay del sexo oral, o de besos largos?

Existe riesgo, sí, pero es muy bajo.

Se tienen que combinar varios factores:

  • Una alta carga viral de la persona con VIH.
  • Un sistema inmune debilitado de la persona que no.
  • En el caso de los besos la persona con VIH tendría que tener una herida abierta (por ejemplo, encías sangrantes) que provocaran que su sangre entre en contacto con una herida abierta de la persona sin VIH… etc.

Es decir: existe riesgo, existen casos registrados, pero en general es bajo. 

(Lo cual no significa que no haya riesgo alto de transmisión de otras ITS, por cierto…).

Oh no D: ¿Y se puede prevenir?

¡Claro! De hecho, existen ya varias formas en que se puede prevenir:

  • Usar condón durante el sexo penetrativo.
  • Usar lubricante base agua además de condón, para reducir riesgo de que se vaya a romper debido a la fricción.
  • Tener prácticas sexuales que no involucren intercambio de fluidos de alto riesgo.
  • No compartir jeringa al inyectarse sustancias psicoactivas (los “programas de intercambio de jeringas” han demostrado ser muy efectivos para esto).
  • Reducir riesgos al practicar chemsex.
  • Otorgar tratamiento a mujeres embarazadas o lactantes con VIH para que no transmitan el virus a sus bebés.
  • El acceso a la profilaxis posexposición o PEP.
  • El acceso a la profilaxis preexposición o PrEP.

¿PEP? Kezezo

PEP significa “profilaxis posexposición”.

Es un tratamiento para la prevención del VIH, que consiste en la toma de un medicamento antirretroviral (ARV) dentro de las 72 horas posteriores a una posible exposición al VIH, por ejemplo, por una práctica de riesgo, a un recién nacido de una madre que viva con VIH, por una situación de abuso sexual, porque se rompió el condón o porque no se usó condón (aunque en estos últimos dos casos, la PEP no está disponible en la mayoría de las instituciones del Sector Salud. Algunas clínicas, como la Clínica Especializada Condesa en la CDMX lo tiene disponible a través de seguir un protocolo), para personal médico que pueda haber tenido un accidente en el que pueda haberse expuesto (como picarse con una jeringa infectada).

Aunque no siempre es eficaz, si se toma correctamente, puede reducir el riesgo de transmisión.

En teoría, cada centro de salud tendría que contar con la PEP.

La NOM-046-SSA2-2005 contempla prescripción de PEP en casos de violencia sexual contra la mujer.

Debido a que es un procedimiento largo (28 días) y puede tener efectos secundarios -malestar general, naúseas, vómito-, se debe de evaluar primero a la persona antes de que tenga acceso al tratamiento.

Es importante decir también que esta evaluación debería ser realizada por personal médico capacitado que no emita juicios y lo haga de manera respetuosa.

¿Y el PrEP? Kezezo x2

PrEP significa “profilaxis preexposición”.

Es una estrategia de prevención de VIH que toman personas que no viven con el virus del VIH peeeero que por varias razones se encuentran en situación de vulnerabilidad (por ejemplo, trabajadoras sexuales trans) y que deciden tomar el medicamento de manera voluntaria para reducir el riesgo de adquirir el virus.

Así como con la PEP, se trata de tomar un ARV.

Existen dos formas de tomarla a la fecha: una es la toma diaria y otra es “por demanda” o “por evento”, y funciona a través de tomar dos pastillas 24 horas antes de la relación sexual, luego otra a las 24 horas siguientes, y luego una más a las 48 horas.

A través del tratamiento, se pueden reducir el riesgo de contraer el virus por relaciones sexuales, ¡hasta en un 99%! 

A la PrEP, por el momento, sólo se puede acceder a través de participar en un protocolo de investigación que, actualmente, se está realizando en Guadalajara, CDMX y Puerto Vallarta, por medio del protocolo ImPrEP.

Es importante mencionar que la PEP y la PrEP sólo sirven para prevenir VIH, no otras infecciones de transmisión sexual.

Aunque es un método eficaz, algunxs activistas del país han hecho críticas respecto a cómo sin una perspectiva de justicia social, tendrá poca eficacia y dejará vulnerable a la población que más lo necesita.

Un conversatorio interesantísimo al respecto lo encuentras aquí.

¿Te interesa acceder al PrEP? Puedes buscar información aquí.

No sabía que todo esto existía. Pero bueno, a ver, entonces, las personas que tienen sida…

Oye, a ver, aguanta. Nadie estaba hablando de sida acá. El VIH es una cosa y el sida es otra.

¿Cuál es la diferencia entre VIH y sida?

El VIH se refiere al virus. El virus provoca sida, la fase más avanzada y peligrosa de la infección.

vih sida

El sida es el “Síndrome de inmunodeficiencia adquirida”.

Funciona así: el VIH, con el tiempo, destruirá un tipo de células, conocidas como células T o CD4, que están encargadas de protegernos de infecciones.

Después de varios años, estas células pueden llegar a niveles tan bajos que el cuerpo queda desprotegido ante infecciones (conocidas como “infecciones oportunistas”) y algunos tipos de cáncer (como el sarcoma de Kaposi). Debido a esto, la persona con sida puede morir por ello.

La lista de síntomas más comunes del sida es larga, pero algunos son: pérdida de peso severa, fiebre alta, aftas (manchas blancas) en lengua y boca, fatiga, neumonía, formación de hematomas (moretones/moretes) con más frecuencia de lo normal, diarrea constante, episodios de tos seca y profunda, glándulas inflamadas o duras en garganta, axilas o ingle, entre otros.

Es importante mencionar que muchos de estos síntomas podrían aparecer hasta 10 años después del inicio de la infección y serían señal de que se encuentra en su fase más avanzada (de ahí la importancia de realizarse pruebas frecuentes y no esperar al inicio de los síntomas).

Esto es importante: ¿Por qué no es adecuado decir “enfermos de sida” como lo dijo AMLO?

Es importante hacer la precisión de que son dos cosas distintas no sólo porque, eh, bueno, lo son, pero también porque no todas las personas con VIH desarrollarán sida.

¿Keeeee?!!!

¡Así es! Hoy en día, existen unos medicamentos conocidos como “antirretrovirales” que impiden el desarrollo del sida en la persona VIH positiva.

Y no sólo eso: ¡Una persona en etapa de sida que accede a tratamiento antirretroviral y atención médica especializada puede “volver” a una etapa sin sida (es decir, con bajos niveles de carga viral)!

vih sida

¿Cómo funciona este tratamiento?

Antes que nada, hay que aclarar que al día de hoy, el virus no se puede remover el organismo, pero se puede controlar su desarrollo para que no avance a la fase de sida.

Y los medicamentos encargados de esto, básicamente, impiden que el virus se replique de forma rápida en el cuerpo.

Son tan efectivos, que hay personas en tratamiento antirretroviral que llegarán a tener un mejor conteo de células CD4 que personas sin VIH.

Claro, el tratamiento de una persona con VIH no se trata sólo de tomar medicamentos, sino que también implica tener una buena adherencia (es decir: tomar el tratamiento en forma, sin interrupciones, manteniendo las consultas y estudios médicos en forma, así como el acompañamiento de consejería profesional) y realizar cambios en sus hábitos para que pueda tener una vida más saludable, que generalmente repercuten para bien.

Otro dato sorprendente: una persona que se apega al tratamiento puede llegar a ser lo que se conoce como indetectable,

¿Indetectable? ¿Los retrovirales TE VUELVEN INVISIBLE?

N-no… se refiere a…

QUIERO SER INVISIBLE

DÉJAME HABLAR.

Ok…

La indetectabilidad se refiere a cuando la presencia del virus en tu cuerpo es tan baja que no puedes transmitirlo, ni siquiera con relaciones sexuales sin condón.

De hecho, existe un lema que dice I = I (Indetectable = Intransmisible).

La noción de “indetectabilidad” es muy importante porque enfatiza los beneficios del tratamiento, así como ayuda a eliminar el estigma de las personas que viven con VIH.

vih sida

Sin embargo, también se ha reportado que la noción de “indetectabilidad” se puede llegar a usar para estigmatizar a la población que vive con VIH que no es indetectable, por lo que hay que cuidar que eso no suceda.

La organización Inspira A.C. (que ultra recomiendo que sigas) hizo un par de infografías explicando qué es y qué no es I = I:

Wow. Oye y ¿de a cómo el tratamiento o qué?

En México, por ley, el Estado tiene la obligación de proporcionar el tratamiento gratuito a todas las personas VIH positivas, sin embargo, este año, a raíz de la pandemia y de los recortes de salud de parte del gobierno federal (como la desaparición del Fondo de Salud para Bienestar), México se ha enfrentado a un desabasto de tratamiento muy grave, lo que ha expuesto a muchas personas a desarrollar sida o transmitir el virus.

El desabasto no es nuevo, vaya, desde hace un par de décadas que existe, pero se agravó mucho este año.

Te interesa: Lugares para hacerte pruebas de VIH y otras infecciones de transmisión sexual gratis o a bajo costo

El grupo de apoyo comunitario #VIHveLibre ha realizado el oportuno y necesario trabajo de ayudar a personas con VIH a adquirir el medicamento que les falta ante la desatención y negligencia del Estado.

Puedes conocer sobre su trabajo y apoyarles, aquí

Chale. Bueno, quiero cambiar de tema pero es que… mi tío homofóbico dice que…

A ver, sí. Ya sé para dónde va esto. Y bueno, es falso.

El VIH es un VIRUS.

Los virus, a diferencia de tu tío homofóbico, no discriminan, por lo que pueden afectar a cualquier persona sin importar su sexo, género, color de piel, clase social, etc.

Este mito ha existido desde la aparición del VIH hace varias décadas y contribuyó masivamente a que se propagara la pandemia de VIH (tanto por la negligencia de las autoridades del mundo por ser una “enfermedad gay”, como por la falsa idea de que sólo ellos estaban en riesgo), así como es responsable por la muerte de millones de personas (sí: el covid-19 no es la única pandemia presente al día de hoy). 

Lo cierto es que hay grupos poblaciones a los que el VIH les afecta más, de forma desproporcionada. A estos, se les conoce como grupos de población clave

¿Qué es un grupo de población clave?

En 2014, la OMS definió a las poblaciones clave como: “(..:) aquellos que, debido a determinados comportamientos de alto riesgo, corren un mayor riesgo de contraer la infección por VIH, independientemente del tipo de epidemia y del contexto local. A menudo también existen cuestiones legales y sociales relacionadas con esos comportamientos que aumentan su vulnerabilidad al VIH”.

Los hombres que tienen sexo con hombres, por ejemplo, son un grupo de población clave. 

¿Hombres que tienen sexo con hombres?

¡Sí! Hablamos de hombres que tienen sexo con hombres (HSH) porque es un término más descriptivo y sirve para abarcar a la totalidad de la población de hombres que tiene sexo, ya que no todos se identificarán como homosexuales/gays (es importante aclarar que, hasta donde entiendo, el término se refiere a “hombres cis”). 

Se podría argumentar que los HSH son la principal población clave debido a que la práctica sexual del sexo anal es la práctica en la que existe mayor probabilidad de transmisión del virus (esto, debido a que tanto las membranas mucosas del recto, como las microlesiones que son comunes durante la actividad, facilitan la transmisión del virus).

Sin embargo, lo cierto es que el principal motivo es por la desatención estatal, la discriminación que sufren y la falta de recursos de salud dirigidos a esta población.

No por nada, los otros grupos de población clave son, también, personas abandonadas por el Estado: personas privadas de la libertad, usuarios de drogas inyectables, trabajadoras sexuales y población trans.

Es decir: es el estigma, la discriminación y la precariedad social lo que crea a una población de riesgo, no sólo sus prácticas. 

Wow. Oye, ¿y qué pasa con las mujeres y los hombres hetero? 

También pueden adquirir el virus (obviamente).

La falta de condón en las relaciones sexuales es el principal motivo, y de hecho, según la organización AHF México, el 90% de las mujeres con VIH lo adquirieron al tener relaciones sexuales desprotegidas con su pareja estable. 

¿Y con las mujeres que tienen sexo con otras mujeres?

La evidencia indica que la transmisión, aunque posible, es muy baja: según el portal AidsMap, se han reportado únicamente seis casos y la transmisión parece ser que sucedió por compartir juguetes sexuales, por prácticas sexuales donde hubo sangre involucrada, por una circunstancia impredecible en el tratamiento o por una combinación de varios factores.

Aunque el riesgo de transmisión de VIH en mujeres que tienen sexo con mujeres (cis) es muy bajo, hay que recordar que existen otras infecciones cuyo riesgo de transmisión es mayor, por lo que no está de más considerar métodos de protección como barreras de látex, dedales o diques dentales para hacer sexo oral.

¡No sabía eso! ¿Entonces, vale la pena hacerse pruebas de VIH aunque tengas pareja estable?

Así es. Como regla general, vale la pena hacérsela al menos una vez al año, si tienes pareja estable, y cada 6 meses si tienes varias parejas sexuales. 

¿Dónde me hago la prueba?

¡Ahí hay buenas noticias! Existen muchos lugares donde puedes hacerte la prueba: centros de salud, hospitales, clínicas, laboratorios, organizaciones o centros de atención y prevención del VIH/SIDA (CAPASITS). En esta página de CENSIDA existe mucha información al respecto.

Lo que debes saber es que existe hoy algo llamado “prueba rápida”, que es lo que se maneja en muchos espacios.

La prueba rápida es muy sencilla, apenas un pinchazo en el dedo, y te dará tus resultados en pocos minutos.

En México, la mayoría de los lugares manejan pruebas de 3° o 4° generación, cuya principal diferencia radica en lo que conocemos como “periodo de ventana”: el tiempo que se necesita esperar entre el momento de exposición al virus y el momento en que se vuelve detectable en el cuerpo.

Para las pruebas de 3° generación, el periodo es de 3 meses, para las de 4°, el periodo es a partir de 16 días.

Es importante que preguntes sobre la generación de la prueba en el lugar en el que te realizarás para que puedas saber cuánto tiempo esperar.

¿Y qué pasa si mi prueba sale reactiva al virus?

Si te realizas la prueba en una clínica, centro de salud, hospital, etc; lo usual es que te den una charla informativa antes de la prueba y, terminando, en caso de que tu resultado sea positivo, te canalicen para iniciar el tratamiento tanto médico como, idealmente, psicológico.

Y esto es importante. Si recibes un resultado positivo, es importante que sepas algo: tu vida no se ha terminado. En lo absoluto.

Como puedes ver, tienes opciones, existen tratamientos, grupos de apoyo, muy probablemente personas cerca de ti que pueden apoyarte a aprender a vivir con el virus, porque eso es lo que toca, en medida de que es una situación crónica: aprender a vivir.

El estigma sigue siendo muy grande en la sociedad (y es importante que si sufres de discriminación por vivir con VIH puedes denunciar ante la CONAPRED), pero es un estigma infundado: tienes mucha vida por delante, con posibilidad de ser vivida de forma muy digna, placentera y feliz. 

Agradezco especialmente a Miguel Torres por su atenta lectura y por ayudarme a precisar varios de los datos expuestos acá, así como procurar un lenguaje adecuado, científico y no estigmatizante, uwu.