Comparte
Dic 02/2020

Garfield y sus amigos ¡ahora enseñan sobre ciberseguridad!

Cortesía: Iniciativa Escuelas Ciberseguras

En “La aventuras de ciberseguridad de Garfield”, el gatito Nermal intenta coronarse campeón en un videojuego en línea. Al perder, recibe un mensaje de otro jugador no identificado que le propone ayudarlo a ganar, pero debe proporcionarle su clave personal de acceso. Esa solicitud tan sospechosa alerta a los personajes para pedir la asesoría de un experto en seguridad informática. 

La adaptación de la historieta para educar sobre ciberseguridad fue supervisada por Jim Davis, creador del emblemático personaje felino, y por el Centro para Ciberseguridad y Educación de Estados Unidos. Se presentó apenas unos meses antes de que iniciara la emergencia sanitaria por coronavirus, en septiembre de 2019. 

La necesidad de migrar a clases en línea ha hecho que los expertos en seguridad digital recomienden este tipo de herramientas para que las escuelas y las familias guíen y protejan a niños y adolescentes en el ciberespacio. 

Te interesa: ¿Reunirse en Navidad y Año Nuevo? Sigue estas recomendaciones para reducir riesgos

Se trata de episodios que muestran de manera lúdica los elementos de seguridad que las familias deben observar al permitir que un niño utilice un dispositivo con Internet.

Por ejemplo, que siempre haya un adulto presente cuando un menor esté conectado en línea, así como tener comunicación constante sobre lo que recibe y enseñarle a no proporcionar datos personales

Checa esta infografía con 10 reglas básicas para guiar y proteger a los niños que usan internet:

En México, la iniciativa “Escuelas Ciberseguras” tiene un convenio para traducir al español las lecciones de civismo digital de Garfield, por lo que la versión hispana estará disponible en formato digital e impreso hacia el primer trimestre de 2021.

Los cofundadores de Escuelas Ciberseguras, Ana Cecilia Pérez Rosales y Juan Pablo Carsi, son socios directores de Capa8, una firma especializada en seguridad digital para las empresas.

Sus servicios y seminarios de capacitación a escuelas y familias son gratuitos. Las lecciones de “Garfield enseña a los niños sobre seguridad en línea” forman parte del material que utilizan para educar sobre privacidad, publicación segura y ciberbullying.

Como padres de familia, los directivos de Capa8 se dieron cuenta de que las escuelas requieren mayor capacitación para aprovechar las bondades del internet, sin poner en riesgo las bases de datos que contienen información personal y familiar de su comunidad educativa.

Checa: Más lugares para tu lista de pendientes: los 11 nuevos pueblos mágicos en México

Es por ello que Capa8 también contribuyó con la emisión de la Norma Mexicana Escuelas Responsables en el Uso de Internet (NMX-I-319-NYCE-2018) y a través de su iniciativa Escuelas Ciberseguras realiza campañas de concientización sobre seguridad informática, además de acompañar la adopción de la norma en las instituciones educativas que lo requieran.  

Pérez Rosales explica que dicha norma dicta un protocolo de seguridad digital que aún no es obligatorio para las escuelas, pero ante los retos que ha planteado la pandemia, las autoridades deberían considerar la importancia de instrumentarla de manera oficial. 

“Las escuelas han adoptado la tecnología. Lo han hecho para modernizarse, pero no han visto los riesgos y las amenazas ni cómo protegerse de ellos”, dice la especialista en informática. 

Educar como blindaje digital 

La educación sobre ciberseguridad debe darse tan pronto como los niños comienzan a utilizar internet por su cuenta, explica Juan Pablo Carsi.

“Les explicamos a los papás que somos padres de hijos digitales en la era digital, por lo que solo nos queda mantenernos actualizados. Saber cuáles son las nuevas redes sociales. Saber qué está usando tu hijo y si no lo sabemos utilizar, aprender con él”, comenta el ingeniero en sistemas. 

Las estadísticas con las que dispone Escuelas Ciberseguras muestran que, durante el confinamiento social, 73% de los niños, entre 3 y 16 años, utilizan algún tipo de dispositivo como tabletas, teléfonos inteligentes, computadoras o videojuegos en línea, sin que necesariamente estén supervisados por un adulto. 

Los peligros de permitir el uso de la tecnología sin seguir reglas básicas de seguridad implican posible robo de identidad al no cambiar las claves de acceso o al compartirlas.

Los casos extremos del descuido en el uso de internet para los menores implica dejarlos a merced de los depredadores sexuales.

Otro riesgo más es el ciberacoso que puede prevenirse acordando con los adolescentes un reglamento sobre el uso de imágenes personales o selfies.

“Somos la primera generación de papás con hijos 100% nativos digitales. No somos papás nativos digitales. No vamos a recibir un consejo de nuestros propios padres sobre ciberbullying”, alerta Pérez Rosales. 

Estas medidas de seguridad también deben tomarse al ingresar a una aula virtual, donde el maestro deberá tener el control de quienes entran a la sesión, en todo momento.

Funciones como activar la cámara web y compartir pantalla deben utilizarse resguardando la privacidad de los participantes.

(Entrevistas: Delia Angélica Ortiz)