Comparte
Abr 23/2021

¿Mérito o corrección política? La polémica sobre quién va a ganar y quién merece ganar el Oscar

Foto: Animal MX

Después de un par de meses de retraso debido a la pandemia de covid-19, por fin llega la edición 93 de los Premios Oscar. Y este año, la gran interrogante -y polémica- gira alrededor de quién ganará el premio a Mejor Actor, si Chadwick BosemanAnthony Hopkins.

Desde hace unos años, la Academia ha intentado ser más diversa a través de normativas que buscan incluir -y reconocer- a las minorías raciales y, por otro lado, dar un rol más importante a las mujeres.

La decisión de ser más inclusiva y caminar hacia la diversidad no cae del cielo, más bien es resultado de severas críticas a una Academia que por muchos años ha sido dominada por hombres blancos.

Pero ahora la discusión tiene otro ángulo: ¿la Academia realmente premia los mejores trabajos o la corrección política ahora domina sus decisiones?

Y en 2021, un ejemplo de esta polémica es el caso Boseman-Hopkins. En general, la crítica especializada apuesta que el Oscar a Mejor Actor lo ganará Chadwick Boseman, aunque Anthony Hopkins lo merezca.

Así que para hablar de esta discusión entre lo políticamente correcto versus lo mejor del cine, tenemos que ir al inicio de esta historia. 

Te interesa: The Father: por qué Anthony Hopkins podría ganarle el Oscar a Chadwick Boseman

La pelea entre Boseman y Hopkins será de las más cerradas en esta edición. Foto: Especial

La pelea entre Boseman y Hopkins será de las más cerradas en esta edición. Foto: Especial

#OscarsSoWhite, una llamada de atención a la Academia

En 2015, luego de que ninguna actriz ni actor afroamericano fuera nominado en las cuatro categorías principales de actuación, la activista April Reign lanzó #OscarsSoWhite, un movimiento que pondría el reflector sobre esta problemática en Hollywood

Reign detalló que este movimiento “no es para decir quién fue olvidado y quién debió ser nominado, sino para abrir la discusión sobre cómo se toman las decisiones” en la Academia. 

Para Arturo Aguilar, crítico de cine y periodista de entretenimiento, este movimiento es el antecedente a lo que hoy en día vemos que sucede en la Academia y que ha ocasionado mucha polémica con las películas que ha decidido premiar en las últimas ediciones.

“La Academia ahora busca integrar conversaciones sobre la discriminación racial, un tema importantísimo en la agenda estadounidense, en la que Hollywood quiere participar y lo viene haciendo desde 12 Years of Slave, diciendo: mira, hacemos más evidente este tema haciendo una película importante”, señaló Aguilar.

Fabiola Santiago, cofundadora de LumínicasMX y colaboradora de Cine Premiere, destacó que cuando ocurrió lo de #OscarsSoWhite, la Academia pretendía que no sucedía nada malo.

Pero los datos hablan. Desde 1929 -la primera edición de los Oscar-, solo 19 actores y actrices afrodescendientes, cinco latinos y seis de origen asiático han ganado una estatuilla en las categorías de actuación. 

Checa también: Carlos Cortés, Jaime Baksht y Michelle Couttolenc: los sonidistas mexicanos que triunfaron en los BAFTA 2021

Mayor diversidad entre los votantes y reglas de inclusión

A raíz de este movimiento, la Academia comenzó a implementar nuevas medidas de inclusión para decir que sí está consciente de lo que sucede en el mundo real.

El primer paso fue incluir a más votantes para incrementar la diversidad. 

En 2015, la Academia contaba con 6,028 miembros votantes, entre actores, cinematógrafos, vestuaristas, directores, documentalistas, editores, artistas de maquillaje, estilistas, músicos, productores, diseñadores de producción, creadores de cortos, sonidistas, especialistas en efectos visuales y escritores.

De estos votantes, 94% eran personas blancas (77% hombres, por cierto) y 86% tenía más de 50 años. Ups.

Tras las críticas recibidas, en 2019 invitó a 842 nuevos miembros: la mitad eran mujeres y el 29% eran personas de color.

Para 2020 continuó con este proceso e invitó a 819 nuevos integrantes (incluyendo a la mexicana Yalitza Aparicio), de los cuales 45% eran mujeres, 36% eran de comunidades étnicas y raciales sin representación y 49% eran de 68 países diferentes.

Te interesa: ¿Dónde ver las películas nominadas a los Oscar 2021?

Junto con los nuevos miembros, la Academia también anunció una nueva serie de normativas de diversidad que las producciones deben cumplir para ser consideradas al Oscar a partir de 2024

Las películas que quieran ser consideradas para los premios deberán cumplir con 2 de los 4 estándares de reglas de diversidad, los cuales están divididos de la siguiente manera:

Estándar A:

  • Al menos un actor de un grupo racial o étnico subrepresentado debe tener un rol principal.
  • La historia debe centrarse en mujeres, personas LGBTQ, un grupo racial/étnico o una persona con discapacidad.
  • Al menos el 30% del elenco debe tener actores de dos de las cuatro categorías subrepresentadas.

Estándar B:

  • Dos o más cabezas de departamentos (como vestuario, escenografía, compositor, etc), deben ser mujeres, personas LGBTQ, personas con discapacidad o parte de un grupo racial o étnico subrepresentado.
  • Al menos seis miembros de la producción deben ser de un grupo racial o étnico subrepresentado.
  • Al menos el 30% del equipo de producción debe incluir personas de los 4 grupos subrepresentados.

Estándar C:

  • El distribuidor del filme o compañía financiera debe tener al menos dos pasantes de un grupo subrepresentado.
  • La producción de la película, distribuidor o compañía financiera deberá ofrecer entrenamiento u oportunidades de trabajo a personas de grupos subrepresentados.

Imperdible: 16 películas buenísimas que son joyas escondidas en Netflix, Prime Video y HBO Go

Estándar D:

  • Que un ejecutivo senior de marketing, publicidad o distribución sea de un grupo subrepresentado.

Pero para Arturo Aguilar, pareciera que en el papel estas medidas simplemente forman parte de una agenda de relaciones públicas, ya que no es necesario que las personas que salgan a cuadro sean parte de estos grupos. 

¿La Academia busca un cambio real o sólo trata de quedar bien?

Aguilar considera que estas medidas se tomaron por una combinación entre tratar de sí generar un cambio, pero a la vez quedar bien ante la sociedad dando un discurso de conciencia social y levantando la mano al decir: “mira, sabemos lo que ocurre y por eso nominamos a estas películas”

¿Recuerdan Green Book?

Esta peli de 2018 protagonizada por Mahershala Ali y Viggo Mortensen cuenta la historia de un pianista negro y su relación con su chofer en una época donde el racismo estaba a tope y ganó el Oscar a Mejor Película.

Arturo Aguilar explica que este filme es el claro ejemplo del intento de la Academia para integrar las conversaciones sobre la discriminación racial, sin embargo, desde su punto de vista, al premiarla dio un mensaje equivocado.

“Cuando la conversación social ha avanzado en términos de profundidad y complejidad y los asesinatos de violencia policial, es grave que haya una película donde el mensaje de fondo es básicamente que con la ‘buena onda’, alguien que es súper racista se le va a pasar y va a conocer a un negro y se harán amigos”, enfatizó el crítico.

Para el fin de semana: 13 series que nadie nos dijo eran tan buenas: están en Netflix, Prime Video, HBO Go y Apple TV

De igual manera, Rebeca Jiménez Calero, crítica de cine y traductora de películas para festivales, piensa que estas medidas son una manera de solucionar únicamente problemas superficiales, ya que el verdadero cambio debe darse no sólo en la Academia o Estados Unidos, sino en todo el mundo.

“Querer cambiarlo como desde arriba, decir: bueno aquí hay un problema, vamos a hacer reglas para solucionarlo, es como querer arreglar una casa que estuviera fracturada desde sus cimientos y que lo único que vas a hacer son reparaciones externas”, agregó Jiménez, quien también es docente en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Sin embargo, Fabiola Santiago explicó que el cambio no se puede dar de la noche a la mañana y estas medidas son sólo un paso para comenzar a cambiar el panorama, ya que el verdadero problema es que tanto en Hollywood como en streaming, se siguen con las mismas narrativas convencionales y aspiracionales, aunque haya más diversidad.

Más sobre los Oscar: ¿Dónde ver las películas nominadas a los Premios Oscar 2021?

Este año, de acuerdo con el Hollywood Diversity Report, los actores no blancos representaron casi el 40% de los papeles protagónicos en las películas principales, un gran avance considerando que hace 10 años únicamente el 10.5% de los protagonistas no eran blancos.

Además, el 48% de los papeles principales en las películas fue representado por mujeres, casi alcanzando una representación proporcional entre ambos sexos.

Mujeres directoras, las grandes olvidadas de la Academia

Junto con la falta de representación de minorías, el papel de las mujeres en la dirección también ha sido un punto ignorado por los votantes.

Hasta antes de 2021, solamente 5 mujeres habían sido nominadas en la categoría de Mejor Dirección y hasta el momento únicamente una ha ganado: Kathryn Bigelow en 2009 por The Hurt Locker.

¿Quiénes? Aquí te contamos:

El panorama es distinto en 2021. Dos mujeres están nominadas tanto a Mejor Dirección como a Mejor Película.

Emerald Fennell y Chloé Zhao están haciendo historia al compartir nominación, siendo esta última la más fuerte candidata a ganar la estatuilla por dirigir “Nomadland”.

Pero a pesar de este “logro”, para Rebeca Jiménez es muy impresionante que en pleno siglo XXI todavía tengamos titulares donde se anuncia a “la primera mujer en” o “la primera directora”, tomando en cuenta el tiempo que la Academia ha entregado los premios. 

Diversidad a conveniencia de una Academia  ¿conservadora?

Antes de que se dieran a conocer las nominaciones al Oscar 2021, muchos especialistas consideraban que Never Rarely Sometimes Always (Nunca, casi nunca, a veces, siempre) sería una de las películas favoritas del año.

Esta película estadounidense, dirigida por Eliza Hittman y protagonizada por Sidney Flanigan y Talia Ryder, cuenta la historia de dos chicas adolescentes que, tras un embarazo no deseado, emprenden un viaje a través de Estados Unidos para que una de ellas aborte en Nueva York.

Peeeero, como trata sobre aborto, el lado conservador de los votantes decidió no tomarla en cuenta al hablar de un tema “inmoral”, considera Aguilar.

Fabiola Santiago menciona que es cierto que desde hace cinco años vemos más diversidad en las nominaciones, pero a la Academia todavía le interesa mantener las narrativas de su interés, evitando los temas incómodos como el que trata esta película.

Y lo que ocasionan estos prejuicios es que muchas películas muy bien realizadas no sean consideradas para los Oscar.

Para los tres críticos de cine, la solución real es una verdadera renovación entre los miembros votantes.

“A lo mejor esto va a tardar más tiempo, el que todos los miembros se renueven y empiece a haber un cambio realmente diverso. Todavía está muy conformada por hombres blancos conservadores. Hasta que esa plantilla no se vea sustituida por gente más diversa no veremos cambios significativos”, destacó Jiménez. 

Entonces, ¿quién ganará y quién merece el Oscar entre Boseman y Hopkins?

Chadwick Boseman falleció a mediados de 2020 a los 43 años y ya ganó el Globo de Oro, SAG y Critics Choice por su papel en Ma Rainey’s Black Bottom, donde interpretó a Levee, el trompetista de Ma Rainey, en una historia que habla sobre la lucha por la igualdad.

Anthony Hopkins, quien después de interpretar a un hombre con demencia en The Father, fue reconocido con el BAFTA y se convirtió a sus 83 años en el hombre de mayor edad nominado a la categoría de Mejor Actor

Algunos críticos piensan que Hopkins debe ser reconocido por su papel al haber tenido una de las mejores actuaciones de su carrera, pero Boseman -quien tuvo una interpretación muy destacada también- probablemente será el ganador por todo lo que representa

“La moneda está en el aire por completo, pero a mí me gustaría que Anthony Hopkins ganara porque tiene enormes argumentos para llevarse el Oscar, es una masterclass en actuación y la película misma me parece la más completa y la más propositiva de las nominadas, pero creo que ganará Boseman”, opinó Arturo Aguilar. 

Entre las razones por las que cree que Boseman será el triunfador es porque, además de que la película cumple con la temática de la cultura afroamericana, la muerte del actor da un empujón extra.

“No podemos ignorar la foto completa de que los Oscar son parte de la cultura pop de hoy en día y que la muerte joven, como a James Dean y Heath Ledger, te vuelven un mito en automático y te da un jaloncito extra, al igual que los discursos de su esposa, para que como votante sientas empatía o responsabilidad de reconocer ese talento”.

Rebeca Jiménez también considera que al final pesará más el estatus y origen étnico de Boseman que la actuación de Hopkins.

“Por más destacado que sea lo que hizo Chadwick, e hizo un gran esfuerzo, es una actuación muy teatral y poco natural a lo que querían transmitir. Y, por otro lado, lo de Anthony Hopkins es mucho mejor en ese sentido”, agregó.

Para Fabiola Santiago, el debate es interesante y a pesar de que la muerte de Boseman pesa, ella cree que decir que sólo por eso ganaría sería demeritar su trabajo. “Los dos son talentosos y cualquiera se lo merecería”. 

Al final, Aguilar nos recuerda que el Oscar es también un concurso de popularidad, donde además de considerar el cine y otros factores, se debe convencer a 7,000 personas por quién votar.

Antes de que te vayas: Nada de jeans ni pijamas: los Oscar 2021 serán en vivo y esto es todo lo que sabemos