Comparte
Abr 10/2022

Al muy muy infinito y muy muy allá: descubren la galaxia más lejana jamás detectada

Foto: Wikimedia Commons

Los astrónomos están maravillados con su descubrimiento: la galaxia más lejana jamás detectada, nacida en el universo primitivo hace 13 mil 500 millones de años, fue observada por primera vez, aunque aun siguen analizando sus resultados.

Con más de mil 200 horas de observación y cuatro telescopios encontraron, por fin, a HD1, un objeto muy luminoso cuyo “color rojo corresponde sorprendentemente a las características de una galaxia a 13 mil 500 millones de años”, dijo Yuichi Harikane —quien descubrió este cuerpo— en un comunicado de la Royal Astronomical Society.

La información la corroboró el observatorio Alma en Chile: HD1 está a 100 millones de años más lejos que GN-z11, que desde 2015 se pensaba era la galaxia más lejana descubierta.

Lee: ¡A la Luna y mucho más allá! Proyectos mexicanos de exploración espacial

¿Cómo descubrieron a HD1, la galaxia más lejana descubierta hasta ahora?

HD1 nació 300 millones de años después del Big Bang, en un periodo muy primitivo del universo, dicen las científicas.

La luz que emana ha viajado durante 13 mil 500 millones de años hasta llegar a la Tierra, ¡imagínate!

¿Cómo saben su edad? Las astrónomas midieron el desfase sobre el rojo de su luz de origen. Como el universo está en expansión, el espacio entre los objetos se hace mááás largo.

Mira:Así es James Webb, el telescopio que podrá mirar al pasado desde el espacio

Cuanto más nos remontamos al pasado, más lejos están esos objetos y su luz se estira más y más, desplazándose a longitudes de onda cada vez más rojas.

“Cuando encontré este rojo, se me puso la piel de gallina”, explicó Harikano, astrofísico de la Universidad de Tokio.

Este es el “spot rojo” al que se refiere el científico:

HD1, la galaxia más lejana a la Tierra jamás decubierta

Foto: Wikimedia Commons

¿Galaxia fértil para estrellas?

Pero… hay un “pequeñito” problema: las científicas también midieron una intensidad excepcionalmente fuerte de radiación ultravioleta.

¿Y eso qué? Resulta que esta es señal de una actividad que los modelos teóricos de cómo se forman las galaxias no habían previsto antes.

También lee: Como en ‘Armageddon’: NASA lanza la misión DART para desviar asteroides que amenacen a la Tierra

Las autoras del estudio piensan en dos hipótesis:

  • La galaxia puede ser un terreno particularmente fértil para la formación de estrellas, produciendo hasta cien por año, una tasa diez veces más elevada de lo previsto.

Es decir, podría ser de las llamadas “estrellas de Población III”, aunque estas no han sido observadas por las astrónomas todavía.

Se trata de astros primitivos que eran “más masivos, más luminosos y más calientes que las estrellas modernas”, según Fabio Paccuci, del Centro de Astrofísica de Harvard, autor principal del estudio citado en el comunicado.

Por favor lee: Cómo la astronomía ha mejorado nuestra vida cotidiana

  • La segunda opción es que podría ser la presencia de un agujero negro supermasivo en el corazón de la galaxia. Este absorbería cantidades gigantescas de gas y emitiría radiaciones ultravioletas potentes, como las que han observado.

Peeeero para que eso sea posible, el agujero negro tendría que ser 100 millones de veces la masa de nuestro Sol.

“Alcanzar una masa así en tan poco tiempo, es poco creíble”, comentó la astrofísica Françoise Combes, del Observatorio de París-PSL, quien no participó en el estudio.

Para resolver estas incógnitas, la galaxia HD1 ha sido seleccionada como objetivo prioritario del telescopio espacial James Webb y su capacidad sin igual de contemplar el Universo más lejano.

Y nomás para que veas qué bonito es el universo, acá te dejamos este clúster de galaxias llamado PLCKESZ G286.6-31.3:

galaxias

Foto: ESO