Comparte
Ago 02/2021

"El deporte es para todas las personas": Laurel Hubbard hace historia al ser la primera deportista trans en Olímpicos

Foto: Mohd Rasfan | AFP

Laurel Hubbard ya hizo historia en el deporte del mundo: es la primera mujer transgénero en participar en unos Juegos Olímpicos y, aunque no logró pasar de la primera ronda de pruebas, se lleva la medalla de abrir brecha para las siguientes generaciones.

En su participación de hoy, Laurel entró sonriente y emocionada a la competencia en la categoría de +87 kilogramos.

Inició intentando levantar una barra de 120 kg y falló. Después aumentó el peso hasta los 125 kg, pero tampoco pudo completar la ejecución. En su último intento, con 125 kg, no pudo erguirse con la barra encima de sus hombros, soltó el peso y quedó fuera de la final.

Puedes leer: Cuatro personas que demuestran por qué la visibilidad trans importa

Laurel Hubbard tiene 43 años y compitió en la categoría masculina de halterofilia antes de hacer su transición, a sus 30 años.

La levantadora de pesas fue elegible para la categoría femenina al cumplir con los criterios que el Comité Olímpico Internacional (COI) puso a atletas transgénero como una forma de hacer que los Juegos Olímpicos sean más inclusivos.

Laurel Hubbard es la primera mujer trans en participar en unos juegos olímpicos. Foto: Chris Graythen | AFP

Foto: Chris Graythen | AFP

“El deporte es para todas las personas”: Laurel Hubbard

Tras salir de la competencia, Laurel dio un breve, pero poderoso mensaje a medios:

No soy del todo ajena a la controversia que rodea mi participación en estos Juegos“, dijo. “Por ello me gustaría agradecer especialmente al COI por ratificar su compromiso con los principios del olimpismo y establecer que el deporte es algo para todas las personas, que es inclusivo y accesible”, remarcó.

Checa: No binaries, intersex, asexuales: Rostros y voces de las identidades LGBTQIA+ más invisibilizadas

“Me gustaría dar las gracias a la Federación Internacional de Halterofilia. Me han apoyado extraordinariamente y creo que han demostrado que la halterofilia es una actividad abierta a todas las personas del mundo. Gracias”, dijo.

Hubbard fue la única participante eliminada en el arranque del torneo.

Las ganadoras fueron Wenwen Li, de China, quien tuvo una marca total de 140+180 kg y se llevó el oro; la británica Emily Jade Campbell, ganó la plata con una marca de 122kg+161kg; mientras que el bronce se fue para Estados Unidos luego de que Sarah Elizabeth Robles tuvo una marca de 128kg+154kg.

Lee: Escucha, cuestiónate, ¡pregunta!: una guía básica para ser mejor aliade trans

Entre la resistencia y la inclusión

Laurel Hubbard recibió aplausos emocionados de los responsables de la organización, deportistas y voluntarios, pero no todas las personas presentes en el auditorio apoyaban su participación.

La levantadora de pesas belga, Anna Vanbellinghen, dijo que seguía preocupada de que la decisión del COI conlleve menos oportunidades para las atletas cis.

Checa: 11 cosas que dicen los cñoros y nos hacen decir: OK, boomer

En Tokio 2020, Vanbellinghen dijo que “debe prevalecer el espíritu olímpico y le deseo buena suerte, evidentemente, pero mantengo lo que dije anteriormente” y agregó que cree necesario “reordenar estas reglas” para que, según su punto de vista, sean más equitativas.

Mientras tanto, el portavoz de la Federación Internacional de Halterofilia (IWF, por sus siglas en inglés), Mike Cooper, dijo que la participación de Laurel Hubbard en los Olímpicos es un hito para el deporte.

Checa: Todo lo que debemos saber para entender la intersexualidad

“Es un día muy importante para la IWF porque los ojos del mundo están puestos en este evento”, dijo Cooper. “Hay muchas preguntas y estamos muy contentos de explicar cómo y por qué llegamos a desarrollar las políticas transgénero que han permitido a Laurel Hubbard competir junto a otras excelentes deportistas femeninas esta noche”, afirmó.

El complejo debate alrededor de Hubbard incluye cuestiones de bioética, derechos humanos, ciencia, equidad e identidad en el deporte.

El COI permitió la participación de deportistas transgénero que se habían sometido a reasignación de género en 2003, y luego eliminó el requisito en 2015, centrándose en cambio en los niveles de testosterona.

La participación olímpica de Hubbard ha sido considerada una victoria para la inclusión y los derechos de las personas transgénero.

Te recomendamos: Hablemos de asexualidad y los tipos de atracción que existen