Comparte
Oct 20/2022

Qué pasó con Emanuela Orlandi: el caso detrás de 'La chica del Vaticano'

Netflix sabe que los documentales y las historias basadas en casos reales es algo que devoramos en su plataforma y ahora llegó La chica del Vaticano. Aquí te contamos realmente qué pasó con Emanuela Orlandi, quien lleva casi 40 años desaparecida.

La serie documental de cuatro partes fue creada por Mark Lewis, que anteriormente presentó Don’T Fuck With Cats, y aquí analiza todo lo que sabemos hasta ahora de este caso que inició en 1983.

Mira: La historia real detrás de ‘Vigilante’, lo que pasó en la casa de Westfield

El documental presenta pistas, entrevistas, testimonios y un montón de teorías de las personas cercanas a Emanuela y de algunos investigadores, quienes intentan descubrir qué sucedió con Emanuela y quién fue el responsable de su desaparición.

Aquí te dejamos el tráiler de ‘La chica del Vaticano’, por si no lo has visto:

¿Quién es “la chica del Vaticano”?

Emanuela Orlandi era la cuarta de quinto hijas y un hijo de Ercole y María Orlandi; el papá era empleado del Vaticano, por lo que la familia entera vivía en esta ciudad y pasaban tiempo en el Vaticano.

Emanuela tenía quince años y al momento de su desaparición acababa de terminar su segundo año de secundaria. Otro punto importante es que la adolescente tomaba clases de flauta en el centro de Roma.

La desaparición de Emanuela Orlandi

Contrario a lo que se podría suponer, Emanuela Orlandi no desapareció dentro de la Ciudad del Vaticano; sin embargo, el sobrenombre se lo ganó debido a que ahí vivía y a que su papá era trabajador de la Santa Sede.

El 22 de junio de 1983 Emmanuela dejó su casa en la Ciudad del Vaticano para ir al centro de Roma para su clase de flauta. De acuerdo a The Guardian, ella le pidió a su hermano Pietro que la acompañara al autobús, pero él no podía.

“Nunca pensé que sería la última vez que la vería. Lo he repasado tantas veces diciéndome que si la hubiera acompañado, tal vez no habría sucedido“, dijo Pietro a The Guardian.

Más tarde Emmanuela llamó a casa y habló con una de sus hermanas. De acuerdo con Insider, le dijo que de camino a su clase fue interceptada por un hombre en un BMW verde que le ofreció dinero para vender cosméticos de Avon.

Su hermana le dijo que antes de aceptar cualquier cosa hablara con sus padres. Se sabe que llegó a la clase, pero salió más temprano. Sin embargo, compañeras la vieron subir al autobús a casa… a donde nunca llegó.

También lee: El libro e historia real detrás de ‘La chica más afortunada del mundo’, con Mila Kunis

Las primeras llamadas sobre el paradero de Emanuela

Fue hasta el día siguiente cuando fue oficialmente declarada como desaparecida por la policía y pusieron avisos de su búsqueda.

Habían pasado tan solo tres días cuando la familia comenzó a recibir llamadas con supuestas pistas sobre “la chica del Vaticano”.

Una de ellas vino de un hombre que decía que su novia había visto a una chica que respondía a la descripción de Emanuela tocando la flauta y vendiendo cosméticos en la plaza Campo Dei Fiori.

Otro hombre dijo que conoció a una chica con la descripción, pero que decía llamarse Barbara y vendía cosméticos con una mujer y decía haber huido de casa.

Las llamadas, bromas y hasta mensajes crípticos continuaron, pero ninguna fue una pista real.

emanuela orlandi

Foto: Netflix

La primera teoría: el Papa Juan Pablo II y Mehmet Ali Agca

El 3 de julio de ese mismo año, durante el angelus, el caso se hizo más mediático e internacional cuando el Papa Juan Pablo II rezó publicamente por Emanuela Orlandi.

Esto desencadenó la primera teoría sobre qué pasó con Emanuela. Días después la familia recibió llamadas diciendo que un grupo había abducido a la adolescente para asegurar la liberación de Mehmet Ali Agca, el hombre que le disparó e intentó matar al Papa en 1981.

Más personas llamaron o mandaron cartas tanto a la familia como al Vaticano para exigir un intercambio de la adolescente por Mehmet.

Te puede interesar: La historia detrás de la desaparición de Elisa Lam en el hotel Cecil

Este intercambio evidentemente jamás sucedió (nunca fue tomado en serio ni había pistas que dijeran que era verídico), y Agca fue liberado en Roma hasta 2006 al recibir un perdón por su cadena perpetua.

Sin embargo, en entrevistas posteriores Agca llegó a asegurar que la desaparición de Emanuela y de Mirella Gregori, que sucedió 40 días antes, efectivamente fueron realizados para asegurar su liberación.

Las distintas teorías sobre qué pasó con Emanuela Orlandi

A través de los años han habido muchas más teorías sobre la desaparición de “la chica del Vaticano”.

Una de las mayores teorías salió hasta 2008, cuando la ex amante de un gángster italiano llamado Enrico De Pedis dijo a las autoridades que él era responsable de organizar el secuestra de Emanuela.

Supuestamente había sido a instancias del arzobispo estadounidense Paul C. Marcinkus, ex presidente del Banco de Vaticano.

También se llegó a pensar que fue una acción de la Banda della Magliana (mafia italiana con sede en Roma) y a la que pertenecía Pedis.

Supuestamente era parte de un plan para presionar al Vaticano para que pagara un préstamo que le habían realizado para financiar Solidarity, una organización dedicada a luchar contra el comunismo.

Incluso el cuerpo de Enrico De Pedis fue exhumado en 2012 para ver si encontraban rastros o alguna pista de Emanuela, pero no hubo nada.

La relación del Vaticano

En 2018 cuatro obreros trabajaban en la remodelación de la Nunciatura Apostólica en Italia (la embajada del Vaticano en Roma) y encontraron restos humanos.

Rápidamente el hallazgo se ligó a la desaparición de Orlandi y de Mirella Gregori. Sin embargo, después de varios análisis se descubrió que los restos eran mucho más antiguos.

Ese mismo año Pietro, el hermano de Emanuela Orlandi, dijo a The Guardian que “el comportamiento del Vaticano durante estos 36 años ha sido de secretismo y falta de colaboración, me ha hecho pensar que hay líderes dentro del Vaticano que saben lo que pasó“.

En 2019, el Vaticano abrió dos tumbas de dos princesas alemanas del siglo XIX luego de que la familia recibiera una carta anónima que indicaba que ahí hallarían algo.

Sin embargo, todo se puso más raro cuando se dieron cuenta de que las tumbas estaban vacías; los restos de las princesas tampoco estaban.

El Vaticano indicó en ese momento que los restos de las princesas pueden haber sido retirados durante los trabajos de renovación en el cementerio y los edificios circundantes en los años 60 y 70.

En las investigaciones debajo del piso de un área dentro del Colegio Teutónico se descubrieron dos osarios, cámaras en las que se guardan los huesos de los muertos.

Se dijo que había miles de huesos de personas de todas las edades, por lo que la posibilidad de que algunos fueran de Orlandi se hizo presente; pero esto no sucedió.

Hasta ahora, nadie sabe qué pasó con Emanuela Orlandi.