Comparte
Jun 14/2021

Harper's Bazaar México investiga a su editora por apoyar 'terapias de conversión'; Lucía Alarcón se disculpa

Foto: Harper's Bazaar y LinkedIn

La edición mexicana de la revista de moda Harper’s Bazaar dio a conocer que ya realiza una investigación sobre un tuit en el que su editora en jefe, Lucía Alarcón, mostró apoyo a las llamadas “terapias de conversión”, que han sido calificadas como tortura contra la comunidad LGBT+, por parte de organismos como la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

Lucía Alarcón ofreció una disculpa por su mensaje, que describió como “producto de una visión sesgada”, dijo que colaborará con la investigación de Harper’s Bazaar México, que aceptará la posibles consecuencias por el incidente y que tomará cursos en materia “de diversidad”.

Te interesa: ¡Al fin! Prohíben las terapias de conversión en Edomex; se castigarán con cárcel

Este lunes, la edición estadounidense de la revista calificó como “discriminatorias y dañinas” las opiniones compartidas desde “una cuenta personal asociada con Harper’s Bazaar México” y explicó que ya atienden el caso junto con Editorial Televisa, que publica la edición mexicana de la revista.

Desde su cuenta de Twitter, Lucía Alarcón compartió un tuit –que posteriormente borró– con el mensaje “¡Jesús cambia vidas!”, junto con un video de una supuesta terapia de conversión. Dicho tuit fue condenado por diversas organizaciones y activistas en favor de la no discriminación de las comunidades LGBT+.

Las llamadas “terapias de conversión” también son conocidas como Ecosig (Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género) y son un delito tipificado en el Código Penal de Ciudad de México, pues atentan contra el libre desarrollo de la personalidad e identidad sexual de las personas.

¿Por qué las terapias de conversión son tortura?

Las “terapias de conversión” se basan en la premisa errónea de que la orientación sexual, la identidad de género y la expresión de género de las personas puede y debe cambiarse, reprimirse o anularse, cuando no se ajusta a las normas consideradas socialmente aceptables o deseables.

Este tipo de procedimientos se practican en al menos 68 países, principalmente en África, América Latina y Asia, de acuerdo con el Experto Independiente sobre la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Voceros de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) han explicado que las “terapias de conversión” suelen incluir la comisión de crímenes atroces y violaciones graves a los derechos humanos, por lo que argumentan que se trata de métodos de tortura que materializan “el odio, la intolerancia y la discriminación”.