Comparte
Ene 11/2022

Parece chiste, pero es anécdota: despiden a policías por jugar Pokémon Go (e ignorar llamado de auxilio)

Fotos: Unsplash | Pokemongolive.com

Hasta para jugar hay límites, oigan. Resulta que dos policías de Los Ángeles fueron despedidos porque ignoraron el llamado de compañeros que pedían refuerzos para atender un robo en un centro comercial ¿por qué? Porque se fueron a cazar pokémones con el videojuego de Pokémon Go.

Parece chiste, pero es anécdota, verdaderamente.

Resulta que los oficiales Eric Mitchell y Luis Lozano dejaron en visto los llamados de otros compañeros policías que intentaban controlar un robo y se fueron a buscar personajes de Pokémon Go, según documentos judiciales.

Checa: “Brote de covid fue por comer un pokémon”: el estudio falso que desmintió a una revista científica

¿Y cómo se enteraron sus jefes policías de la caza de pokémon?

Porque el sistema de comunicaciones de su patrulla grabó la conversación de Eric y Luis.

Resulta y resalta que estos compitas comentaron que ¡apareció un Snorlax! Y pues ¿¡cómo iban a desaprovechar esa oportunidad?!

El personaje, difícil de capturar en el universo Pokémon, fue prioridad para la pareja de policías.

“Por aproximadamente otros 20 minutos el sistema de grabación captó a los demandantes discutiendo Pokémon mientras manejaban hacia diferentes lugares donde las criaturas virtuales les aparecían en sus dispositivos móviles”, señala el documento.

“Mientras iban hacia la ubicación del Snorlax, el oficial Mitchell le advierte al oficial Lozano que «un Togetic acaba de aparecer»”, agrega.

Al final, Eric y Luis sí capturaron al Snorlax y se lanzaron en busca del Togetic.

Esta cosa me está venciendo“, dijo Mitchell refiriéndose al Togetic, de acuerdo con los documentos.

No es un hecho reciente… pero apenas los despidieron

En realidad, el incidente ocurrió en abril de 2017. Los oficiales fueron acusados de mala conducta por, entre otros, no haber atendido el llamado de apoyo, jugar Pokémon Go en la patrulla, y haber dado declaraciones erróneas sobre el caso.

Los policías reconocieron haber ignorado el llamado por refuerzos, pero negaron que estaban jugando Pokémon Go.

Argumentaron, en cambio, que estaban apenas discutiendo el juego y desafiaron a la ciudad de Los Ángeles por el despido. El tribunal de apelaciones refutó sus explicaciones y respaldó la decisión.