Comparte
Ene 07/2022

¿Te conviene entrar al resico? Aquí te explicamos qué es el régimen simplificado de confianza 2022

Lo sabemos, cada vez que debemos hablar de impuestos nos tiemblan las piernitas, pero es necesario. Y antes de que acabe enero de 2022 es importante entender qué es el régimen simplificado de confianza o resico -ese nuevo régimen fiscal que las autoridades anunciaron hace poco- y si te conviene entrarle.

Es importante entenderle bien porque la fecha límite para informar al señor SAT que quieres entrar o cambiarte al resico es el 31 de enero de 2022. 

Aquí te vamos a explicar qué es el resico o régimen simplificado de confianza con ayuda de Ramiro Ávalos, vicepresidente de Fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos. 

Checa: Impuestos para principiantes: cómo darte de alta, facturar y declarar

¿Qué es el resico 2022?

Primero lo primero. El resico es un nuevo régimen tributario dirigido a personas físicas y morales -es decir, a personas y empresas- que tengan ingresos anuales de entre 25 mil pesos y 3.5 millones de pesos y que sus ingresos sean por actividad empresarial, honorarios (servicios independientes) o arrendamiento. 

El contador Ramiro Ávalos lo describe como un régimen tributario “un poco más suave, con más facilidades administrativas para el cumplimiento del pago de los impuestos”. 

“La autoridad diseñó un régimen fiscal con ciertas bondades para hacerlo atractivo principalmente para las personas que están en la informalidad”, dice el experto.

Los beneficios del resico

El resico es un régimen con el que vas a pagar menos impuestos (sí, está genial, pero también lleva mucha responsabilidad y disciplina, ya lo verás más adelante). 

El impuesto del resico solo se calcula sobre tus ingresos. 

Si ganas 25,000 pesos al año pagarás 1% de impuesto y si ganas hasta 3.5 millones de pesos anuales pagarás 2.5% de impuesto.

Re-ga-la-zo, la verdad.

Checa: Tengo que declarar impuestos, pero ¿qué puedo deducir?

¿Pero y el ISR?, ¿y las deducciones?

En el resico no existen. Bye deducciones, bye ISR, por eso se llama régimen simplificado de confianza, porque literalmente es un régimen más simple y solo pagas impuesto sobre tus ingresos. 

Pero ojo, lo que te simplifica este régimen es el cálculo del impuesto, no los controles que debes cumplir (porque sí tienes que declarar impuestos, amix, de eso nadie se salva).

No te vayas con la finta. Sí es más sencillo, pero aún así lo más recomendable es que un contador te lleve las cuentas y las fechas porque NO se te puede pasar un solo detalle. En serio. 

Ok, me interesa. ¿Quién puede entrar al resico?

Como ya te contamos, las personas físicas y morales que tengan ingresos de entre 25 mil y 3.5 millones de pesos al año y que sean por actividad empresarial, honorarios (servicios independientes) o arrendamiento. 

Por ejemplo, si eres un emprendedor y vas empezando tu negocio puedes estar en el resico; si eres freelance, también; si trabajas en un tianguis, tintorería, verdulería, mantenimiento a computadoras, etcétera, también puedes entrar en el resico. 

¿Eres dueña de un depa que le rentas a alguien más? También puedes entrar en el resico (aunque obviamente tu ingreso anual por este concepto no debe superar los 3.5 millones de pesos al año). 

Ya estoy en otro régimen pero me interesa cambiarme al resico, ¿puedo hacerlo?

Si cumples con lo mencionado en el punto anterior, sí, pero la recomendación del contador Ramiro Ávalos es que primero le preguntes a tu contador o contadora si realmente te conviene. Pídele que te explique muy bien por qué. 

Todo suena muy bonito, ¿pero hay desventajas?

Sí. Con los beneficios y facilidades también vienen las obligaciones y responsabilidades, amix. 

Ávalos explica que al no presentar una declaración -porque se te olvidó, te dio flojera o no conseguiste contador a tiempo- automáticamente sales del resico y no puedes volver a entrar a dicho régimen. ¿Ven por qué dijimos que la disciplina era fundamental? 

Pongamos el caso de una diseñadora freelance. Ella estaba dada de alta como “servicios independientes” pero se cambió al resico porque su contador le dijo que le convenía. ¿Qué pasa si olvida presentar una declaración? La expulsarán del resico o régimen simplificado de confianza y volverá al anterior, donde seguramente pagará más impuestos. 

El contador Ramiro Ávalos también comparte que si te depositan un dinerito en tu cuenta y no emites un CFDI (factura o recibo), es decir, no lo reportas, automáticamente dejarás de tributar en el resico y tendrás que optar por otro régimen fiscal, donde, de nuevo, seguramente pagarás más impuestos.

Además, explica Ávalos, el SAT puede suspenderte de su base de datos, por lo que deberás ir a sus oficinas a aclarar lo que pasó y pagar lo que corresponda.

¿Quién NO puede entrar en el régimen simplificado de confianza o resico?

Si tus ingresos anuales -o el de tu empresa o negocio- superan los 3.5 millones de pesos no puedes estar en el resico. 

Además, si trabajas de manera independiente, pero además eres socio de una compañía que tributa en otro régimen fiscal, tampoco puedes entrar al resico. 

¿Qué debo hacer si quiero cambiarme al resico o entrar a este régimen fiscal?

Debes presentar un aviso ante el SAT a más tardar el 31 de enero.

Recomendación: busca contador, amix.